31 de marzo de 2014

De flores y celos



TU MANO ENTRE LAS FLORES

Con cuánto mimo
cultivabas tus flores mientras yo
te observaba de lejos moverte entre las dalias,
los lirios, los claveles,
protegiendo los brotes con gesto maternal.

No recuerda mi piel haber sentido
un roce tan tierno de tu mano,
ese temor a herir con que posabas
tus vigorosos dedos
en la frágil tersura de los pétalos.

Susana Benet

21 de marzo de 2014

El mundo que viene es Divergente

A veces, cuando estoy muy cansada, recurro a la literatura infantil o juvenil para descansar la mente. Además de despejarme, me pongo al día de lo que están leyendo los más jóvenes de la sociedad, me distraigo y me acerco a otro tipo de personas que visitan las bibliotecas en las que trabajo.
Si con la crisis triunfó la trilogía de Los juegos del hambre, para salir de ella habrá que cambiar. Cambiar lo malo y mantener lo bueno. En definitiva, ser distintos.
Así lo percibió una jovencísima Veronica Roth, que con sólo 21 años se aventuró a escribir Divergente, el primer tomo de una trilogía que pronto veremos en las pantallas.
Al igual que Los juegos del hambre, Divergente se sitúa en un futuro no muy lejano, en el que una sociedad que se ha hecho consciente de los horrores de la guerra, se ha dividido en cinco facciones, según la causa que atribuyen a los conflictos entre los seres humanos; la mentira, la ignorancia, la cobardía, el egoísmo y el aislamiento dan lugar a Verdad, Erudición, Osadía, Abnegación y Cordialidad.
Divergente
Las familias que se integran en cada facción educan a sus hijos en los valores que consideran fundamentales para evitar la maldad humana. Sin embargo, cuando los hijos llegan a los 16 años, alcanzan la mayoría de edad y deben decidir en que facción van a integrarse. La mayoría permanece en la que ha nacido, puesto que la educación recibida les induce a pensar que es la facción a la que pertenecen es la mejor. Sin embargo algunos cambian de facción cuando consideran que sus opiniones y aptitudes los acercan a otro grupo.
La protagonista de Divergente es Beatrice. Nacida en una familia de abnegados, el día anterior a la elección de grupo, es sometida, como todos sus compañeros, a una prueba que le dará indicios a ella y a los dirigentes sociales, de cuál es la mejor facción para ella. Normalmente el resultado de la prueba es concluyente, pero en este caso se produce un hecho sorprendente. Beatrice está capacitada para pertenecer a tres facciones: Osadía, Erudición y Abnegación. Son muy pocos los jóvenes que obtienen un resultado que les permita integrarse en dos facciones. El caso de alguien con capacidades para pertenecer a tres es único. Este grupo de personas recibe el nombre de divergentes. Tienen capacidades especiales que les permiten no ser manipulados por las simulaciones a las que son sometidos los miembros de las facciones y una empatía mucho mayor que los que sólo tienen características para pertenecer a un grupo.
No es bueno ser divergente. Grupos ocultos de poder intentan deshacerse de ellos o controlarlos, aunque no se sabe por qué. Corren leyendas sobre ellos y sus poderes. La encargada de hacer la prueba a Beatrice le aconseja no confiar a nadie su condición de divergente.
El día de la decisión llega y Beatrice cambia de facción al grupo de Osadía, donde será sometida a un duro proceso de iniciación.
El libro tiene una trama argumental que captura la atención, y atrapa al lector que no puede dejar de leer hasta llegar al final. Por otro lado, no tiene una única acción, sino que presenta acciones secundarias y contiene todos los elementos que le garantizan un éxito seguro entre los adolescentes y adultos: acción trepidante, intriga, misterios, amor, superación y sacrificio.
Los personajes tienen la caracterización esperable y las relaciones entre ellos son predecibles, pero la tensión del argumento distrae de este aspecto. Hay que decir que la concepción que la autora presenta de Verdad, Erudición, Osadía, Abnegación y Cordialidad roza con lo simple en algunos de los casos. Así, los veraces se caracterizan fundamentalmente por soltar lo primero que les viene a la mente a la persona que tienen delante. Los eruditos, ansiosos por saber, se distraen por cualquier realidad que no conozcan y se pierden en la indagación. Los osados confunden valentía con temeridad: saltan de trenes en marcha, luchan entre ellos causándose serias lesiones...etc., los abnegados sólo piensan en los demás: visten de gris, no pueden mirarse al espejo, no tienen grandes posesiones y se dedican a servir a la sociedad. Los cordiales son un grupo divertido, que trata de hacer la vida más simpática a los que les rodean.
La autora, sin embargo, consigue superar esta aparente simplicidad, dando a entender en determinados momentos del libro que no es suficiente cultivar una sola cualidad del ser humano y que es preciso conjugarlas para que éste sea completo.
El libro garantiza la diversión, aunque podemos avisar a padres sobre su alto nivel de violencia, cierta tendencia a justificar los medios para alcanzar los  medios y una aceptación de la permisividad sexual entre los adolescentes, con un grado de sensualidad que para los más sensibles puede ser en ocasiones excesivo.








Más info: Divergente

Categoría: Aventuras, Ciencia-Ficción. 
Calidad literaria: *
Violencia: ***
Sexualidad: *


ENTRADAS