11 de enero de 2014

Los habitantes del bosque

Los habitantes del bosque
Después de unos meses de lecturas casi obligadas debido al trabajo y a compromisos particulares, ha  sido un placer  y un descanso pasar las vacaciones navideñas descubriendo a un escritor desconocido para mí : Thomas Hardy.
Paradójicamente Hardy no inició su carrera profesional como literato. Hijo de un maestro de obras, trabajó en un principio como aprendiz de  un arquitecto de Dorset. Después de pasar a colaborar con un arquitecto londinense, volvió a Dorset, donde comenzó su carrera como poeta.
Fue en 1974 cuando pudo comenzar a vivir de su producción literaria. Los habitantes del bosque fue una de las novelas con las que logró un mayor éxito junto con una dura crítica de los moralistas del momento.
La novela, que puede recordar por sus enredos amorosos a Jane Austen y por lo trágico de su planteamiento a Charlotte Brönte, relata una fatal cadena de desencuentros amorosos que suceden en el condado de Wessex (lugar imaginario del que el autor elabora un mapa detallado).
Marthy es una joven campesina enamorada de Giles Winterborne, quien a su vez está enamorado de Grace, la hija de un maderero que se ha enriquecido en los últimos tiempos, ama a su hija por encima de todo y le ha dotado de una formación poco usual para las jóvenes de la época. Aunque por su esmerada educación, Grace se muestra sorprendida por el deseo de su padre, acepta su propuesta. Sin embargo el azar interviene de forma inesperada cuando Giles pierde sus posesiones debido a la muerte del propietario de su casa.
Es el momento en que aparecen en escena el doctor Fitzpiers, un médico de ascendencia aristocrática, venido a menos, figura en la que el maderero verá la forma de ascender socialmente para su hija. Lo que ignora el padre de Grace es el oscuro pasado del que ha elegido como nuevo prometido de su hija y que será el detonante de la tragedia de muchos de estos personajes.
Esta novela, además de presentar una trama ingeniosa que se lee con facilidad, tiene la virtud de abordar los problemas de la sociedad del momento a través del prisma filosófico de Hardy, seguidor de las corrientes darwinistas y del pesimismo de Schopenhauer, según el cual el destino del individuo está determinado por la suerte, idea que guiará en buena medida el desenlace argumental.La presencia de estas ideas filosóficas permite realizar dos tipos de lectura: como una novela romántica muy bien escrita y con destacadas descripciones de la naturaleza y la sociedad de la época y como novela en la que subyacen unas ideas filosóficas, según las cuales el hombre no puede escapar de su suerte.

El autor:
Thomas Hardy nació el 2 de junio de 1840 en Higher Bockhampton (Dorset), lugar que constituiría el condado imaginario de Wessex en que ambientaría sus novelas.
Su padre, maestro de obras, le buscó un empleo como aprendiz con un arquitecto local que se dedicaba a restaurar iglesias antiguas. De 1862 a 1867, Hardy trabajó para otro arquitecto londinense y más tarde, de nuevo en Dorset, continuaría en la construcción a pesar de su mala salud. Mientras tanto, escribió poesía con poco éxito, para dedicarse más tarde a la novela. A partir de 1874 pudo empezar a vivir de la escritura, y aquel mismo año contrajo matrimonio con su primera esposa, Emma Gifford, a quien conoció cuando trabajaba en Cornualles. Su unión duraría hasta la muerte de ella, en 1912. En 1914 se casó con Florence Dugdale. Thomas Hardy publicó un total de catorce novelas. Las dos primeras, Remedios desesperados (1871) y Bajo el árbol del bosque (1872), fueron publicadas de manera anónima. Las dos siguientes, Unos ojos azules (1873) y Lejos del mundanal ruido (1874), ya firmadas con su nombre, cosecharon un enorme éxito. Entre sus obras más aclamadas, destacan El regreso del nativo (1878), El alcalde de Casterbridge (1886), Los habitantes del bosque (1887), Tess la de los d’Urberville (1891) y Jude el oscuro (1895). Todas ellas están vinculadas a la creencia en un universo dominado por el determinismo biológico de Charles Darwin, a la filosofía pesimista de Arthur Schopenhauer, y a la existencia de un mundo en el que el destino de los individuos se ve fatalmente alterado por la suerte. Cansado de que los críticos le reconviniesen por sus temas, Hardy se consagró, tras publicar Jude el oscuro, a la poesía. Poemas de Wessex (1898) y Poemas del pasado y del presente (1901) contienen obras escritas tiempo atrás. Los Dinastas, compuesto entre 1904 y 1908, es un drama épico, no redactado para la escena, de 19 actos y 130 escenas, en el que se narra la intervención de Inglaterra en las Guerras Napoleónicas. Sus poemas cortos, evocadores y visionarios, se publicaron en los libros Risas del tiempo (1909), Sátiras de circunstancias (1914), Momentos de visión (1917), Poemas líricos (1922), Fantasías humanas (1925) y Palabras en invierno (1928). Thomas Hardy murió el 11 de enero de 1928. (Biografía tomada del Placer de la lectura).

3 comentarios:

  1. El lejano1/18/2014

    Hola, Susana... ¿Sabes de quién es el bello cuadro de la portada de ese libro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, lejano. La reseña no la ha escrito Susana, sino yo, Marian. Por desgracia el libro no es mío sino de la biblioteca y no tengo aquí los datos de la portada. Intentaré informarme y responderte.
      Un abrazo
      Marian

      Eliminar
  2. El lejano1/18/2014

    Como en tu susanabenet.blogspot.fr/ no se puede dejar un comentario simplemente, te lo dejo aquí. ¿Has visto esto?

    http://www.andrestrapiello.com/index.php?/elmechinal/hemeroflexia-blog/

    ResponderEliminar

ENTRADAS