30 de agosto de 2013

Los diez libros más vendidos en 2012 ¿un reflejo de nuestra sociedad?



Navegando por la web he estado viendo varios estudios sobre los libros más vendidos durante el año pasado. Alguno de ellos es un clásico, llamado a repetirse en el futuro. Otros títulos sorprenden.
En el puesto número diez nos encontramos con un libro conocido: El diario de Ana Frank. Le precede un (desconocido para mí) ¡Piense y hágase rico! de Napoleon Hill, con treinta millones de copias vendidas. Lo que viento se llevó, consiguió vender treinta y tres millones de copias, mientras que la saga Crepúsculo ocupa el puesto número siete con diez millones más de copias vendidas en todo el mundo. Dan Brown no podía estar ausente en una lista de este tipo, y se coloca por delante de la colección sobre la vida de los vampiros con cerca de cincuenta y siete millones de copias de El código da Vinci. Paulo Coelho vendió sesenta y cinco millones de ejemplares de El alquimista.
El cuarto puesto corresponde a El señor de los anillos de J.R.R. Tolkien con unos 103 millones de ventas. Otra obra de carácter fantástico le precede en esta lista, la saga de Harry Potter con nada más y nada menos que cuatrocientos millones de ejemplares vendidos en un año.
El segundo puesto corresponde a El libro rojo de Mao, con unos 820 millones de ventas. El lugar de honor le corresponde, un año más, a La Biblia con tres mil doscientas copias vendidas.

¿Cuáles habéis leído vosotros? ¿Os llama la atención la presencia de algún título en especial? ¿Dicen estos títulos algo sobre nuestra sociedad? Os invito a reflexionar y a dejar vuestros comentarios

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese


Las mejores novelas policiacas

HAIKU




(acuarela: Susana Benet)




Echado en tierra
el corazón mordido
de una manzana.








27 de agosto de 2013

La vida de Pi

La vida puede ser muy cruel para un niño, sobre todo cuando su nombre es Piscine Molitor (en honor a una piscina pública de Francia) y vive en un país donde la lengua común es el inglés, como es el caso de la India. Piscine se ve obligado a cargar con el mote ideado por uno de sus compañeros más ingeniosos durante sus años de colegio. Así, Piscine pasa a ser Pissing (Meando en inglés), con todas las bromas que dicho verbo lleva consigo.

Cuando abandona el colegio para acceder al instituto, Piscine tiene algo claro: sus nuevos compañeros  no se van a burlar de su nombre. Por ello, cuando le toca presentarse ante sus compañeros, sale a la pizarra y escribe:
Me llamo 
Piscine Molitor Patel
conocido por todos como Pi.
π = 3, 1416

Desde ese momento Piscine pasa a ser Pi, un chico normal, cuyo padre se ocupa de la dirección del zoo de Pondicherry. Allí Pi observa los animales y aprende sus costumbres, juega con sus amigos y toma contacto con sus tres religiones: el hinduismo, el islam y el cristianismo. Al estar convencido de que las tres son verdaderas por su belleza, Pi decide ser hindú, musulmán y cristiano a la vez, ante el asombro de sus padres.
Los días pasan por la  vida de Pi con felicidad hasta que debido a las condiciones socio-políticas de la India, su padre decide vender las fieras del zoológico y emigrar a Canadá con toda la familia para emprender una nueva vida. Los animales son vendidos convenientemente y unos cuantos embarcan en el mismo buque que la familia Patel para ir a zoológicos de Canadá.
La segunda parte de esta novela, relata cómo Pi, es arrojado al mar por los marineros en una noche en la que una tormenta se alía con una avería del motor para hundir el barco. Gracias a la visión de  un bote salvavidas y de  Richard Parker, Pi saca fuerzas de flaquezas y consigue subir al bote junto con Richard, momento en el que se da cuenta del error que ha supuesto salvar al tigre de Bengala del zoo. Sin embargo, será este animal el que le ayude a sobrevivir, aniquilando a otras fieras que han subido al bote, manteniendo la actividad mental de Pi al máximo para conseguir idear el modo de convivir en una barquichuela con un animal de fiereza incomparable.

La novela continua con el relato de las aventuras de Pi, a través de una escritura ágil y un argumento trepidante y original que engancha al lector.
La tercera y última parte de la obra es una entrevista de Pi con dos japoneses representantes de la compañía naviera del buque siniestrado, que se sienten incapaces de creer la historia que les relata el joven que tienen delante.

La Vida de Pi es una reelaboración original de la historia de Robinson Crusoe pero al revés: la isla es una balsa que se mueve y está sujeta a los elementos,  Robinson (Pi en esta obra)  no espera recibir ayuda, sino que intenta encontrar la salvación a través de sus conocimientos y el Viernes del libro no es una persona sino un tigre de Bengala. 
La novela puede leerse en dos niveles: como una narración de aventuras, pero también, como una narración sobre la fe, la trascendencia y la espiritualidad. En este sentido hay que interpretar la entrevista final con los japoneses: la fe se toma o se deja, y el mundo visto a través de la fe se presenta como un universo hermoso.

La obra tuvo problemas para ver la luz: fue rechazada en cinco casas editoriales de Londres y finalmente fue publicada por Knopf en Canadá en 2001. La edición en Inglaterra ganó el premio Booker en 2002, fue también candidata a los Canada Reads en 2003, ganó el concurso Le combat des livres en Francia y en Sudáfrica ganó el Boeke Prize en el mismo año. En 2004 ganó el Asian Pacific Award for Literatura como mejor libro de ficción para adultos de los años 2001-2003. 
En 2012 fue adaptada al cine por Ang Lee con el título Life of Pi.

Si te ha gustado esta entrada, quizá también te interese:
Cuentos para niños extremadamente inteligentes

21 de agosto de 2013

A la luz de la Señorita Prim

En un momento en el que nos vemos asediados por las Cincuenta sombras de Grey, las Cincuenta sombras más oscuras,, las Cincuenta sombras de Rogelio, cuando parece que la literatura erótica se encuentra en su punto álgido y es imposible descubrir una obra cándida, es posible descubrir una historia cándida, blanca, llena de luz, como la que nos relata El despertar de la Señorita Prim.
Prudencia Prim es una administrativa que esconde una gran cultura y un sinfín de títulos académicos. Acosada por un ambiente laboral que no le satisface, por la falta de delicadeza y las prisas de la sociedad en la que vive, decide abandonar su residencia y su trabajo para probar suerte en San Ireneo de Arnois, como bibliotecaria de un acaudalado y misterioso hombre, cuya existencia se orienta a la educación de sus sobrinos, al que Prudencia bautiza como el hombre del sillón. 
El nombre del pueblo, San Ireneo, no es una elección aleatoria. La etimología griega de la palabra ( Ειρήνη, paz) refleja a la perfección el clima con el que se va a encontrar la señorita Prim: un pueblo construido a medida por sus habitantes, que han huido del mundanal ruido para encontrar la belleza, la verdad y el amor a ritmo lento, dedicados a sus actividades favoritas, trabajando un número razonable de horas y descubriendo la grandeza que se oculta en las cosas pequeñas.
En este lugar, que es la realización de una utopía, la señorita Prim ve como el señor del sillón va cambiando su concepción de la vida a lo largo de una serie de batallas dialécticas, en las que el ganador es casi siempre el hombre misterioso, cuya cultura desafía el conocimiento de la protagonista.
La novela tiene muchos puntos en su contra: el principio de la narración se hace pesado, los acontecimientos son totalmente previsibles y en las conversaciones se asiste a un discurso único, el de una autor que pretende guiar también a los lectores hacia su visión de la vida. 
La obra ofrece también muchos puntos a favor: es una lectura fácil, agradable y de desenlace feliz, elementos todos ellos óptimos para evadirse de las preocupaciones cotidianas durante una tarde de verano.



Si te ha gustado esta entrada, quizá también te interesen:


Flavia de los extraños talentos
     

20 de agosto de 2013

Nuevo estudio asegura que Facebook provoca infelicidad


Publicado por Carmen Santo

Cuanto más utilizas Facebook, peor te sientes, ésta es la principal conclusión a la que ha llegado el estudio de la Universidad de Michigan, donde pretende conocer la relación entre la actividad en las redes sociales y su grado de bienestar personal. El trabajo se llevó a cabo sobre una muestra de 82 jóvenes, usuarios de Facebook y de smartphone, los cuales recibían mensajes aleatorios, acerca de su estado de ánimo y el grado de su actividad en Facebook, 5 veces al día, durante 2 semanas.

Facebook perjudica tu estado de ánimo

Aunque se trata de una herramienta indispensable para permanecer en contacto con nuestro entorno social, y de facilitar las interacciones y la proximidad con nuestros amigos y familiares, el hecho de utilizar Facebook no repercute positivamente en nuestro bienestar, sino que más bien lo deteriora. Según el estudio, cuanto más tiempo permanecen los usuarios interactuando en esta red social, peor se sienten después. En esta investigación los participantes debían valorar su nivel de satisfacción vital, tanto al principio como al final de las dos semana que duró el estudio. Sus conclusiones indican que los usuarios que más utilizaron esta red social, indicaron peores niveles de satisfacción con la vida.

Facebook no es un sustituto de la soledad, o infelicidad

Los usuarios no recurren necesariamente a Facebook cuando se sienten mal. Bien es cierto que accedían con mayor frecuencia a esta plataforma cuando estaban solos, pero el estudio no ha podido comprobar que fuera un signo de infelicidad. Un dato positivo fue que el trato directo sí influye en la felicidad. Los usuarios que registraron más interacciones directas con otros, bien fuera por teléfono o cara a cara, mostraron mayor grado de satisfacción y bienestar.

Los investigadores tienen previsto ahondar en esta cuestión, y experimentar con otros grupos de edad; se trata de un gran campo todavía por explorar. De otra parte, existen otros estudios que analizan la personalidad y comportamiento de los usuarios en redes sociales. Tal es el caso de Larry Rosen, profesor de psicología de la Universidad Estatal de California, quien centró su investigación en la repercusión que la actividad en Facebook puede conllevar para sus usuarios. Entres sus conclusiones , destaca que el uso excesivo de las redes sociales y la tecnología produce un efecto negativo en la salud, tanto de niños como adolescentes, haciéndolos más propensos a sufrir ansiedad, entre otros trastornos mentales.

Además, los adolescentes que utilizan Facebook mostraron más tendencias narcisistas, mientas que los adultos jóvenes más activos en esta red social dieron signos de tener trastornos psicológicos, tales como un comportamiento antisocial. Este uso continuado de las redes sociales, y el temor a perder información acerca de la actividad en Social Media si permanece desconectado ya ha sido bautizado por los especialistas, quienes lo conocen con el nombre de "Facebook Addiction Disorder", aunque todavía no se ha establecido como diagnóstico clínico.

El poder de las redes sociales para favorecer la comunicación es innegable, pero conviene ser consciente de sus consecuencias, de tal modo que podamos hacer un uso provechoso de ellas, sin menoscabo de nuestra felicidad y estado de ánimo.

¿Te has parado a pensar cómo te sientes después de utilizar Facebook? ¿Crees que perjudica tu estado anímico?

Publicado en PuroMarketing

19 de agosto de 2013

Agua, sol.... y un mar de libros

Cuando me dispongo a hacer a maleta hay siempre un elemento que no falta: un libro para leer durante el viaje y, si la estancia va a ser prolongada, otro para disfrutar en el destino elegido. Esa constante se debe a que en muchas ocasiones es difícil encontrar libros durante los desplazamientos o en los lugares a los que me desplazo especialmente en las vacaciones.
La falta de librerías o el hecho de que las bibliotecas estén cerradas y que sea necesario hacerse un carné para sólo una semana hacen imprescindible llevar el libro desde casa.
Éste año sin embargo, me he llevado una sorpresa. El lugar que elegimos para ir a descansar fue Noja, un conocido pueblo de Cantabria.
 Allí, en la playa de Tregandin, bajo el puesto de los socorristas, en una especie de quiosco que al principio tomé por un chiringuito, estaba la Biblioplaya, donde un amable bibliotecario prestaba a los bañistas prensa y libros, con la única condición de que luego los devolvieran. Semejante muestra de buena voluntad y la afluencia de público me conmovieron. Todos los días por la tarde, desde las cinco, allí está en su puesto, puntual, dispuesto a regalar diversión adicional a los veraneantes.

Las sorpresas que me deparaba Cantabria no terminaron en la biblioplaya de Tregandin. Uno de los días que amaneció bajo una fina capa de lluvia y un mar de niebla, nos hicimos un recorrido por los alrededores para terminar en Isla, una municipio disperso, en cuyo núcleo urbano me sorprendió encontrar un lugar que hará las delicias de cualquier bibliófilo que se se acerque por allí.

En un local de piedra, cerca de la Iglesia de San Julián y Santa Basílica está El almacén de los libros olvidados, una sucursal de una librería de Baracaldo con cincuenta y un años de historia,  que cuenta con un fondo catalogado de sesenta y tres mil ejemplares y algunos libros más sin catalogar. Allí es posible encontrar libros de Puck y de los Cinco en la sección infantil, novelas de Heinrich Böll, manuales de cocina o tratados de Teología junto a libros antiguos, vinilos y colecciones de monedas, todo ello controlado por un profesional de biblioteconomía y dos libreros con años de experiencia. Allí compré un libro de Hoffmann y un ejemplar de La familia del Robinson suizo en inglés que hicieron mis delicias durante el resto de horas durante las cuales siguió cayendo la lluvia.


Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese también
Las librerías más bonitas del mundo


10 de agosto de 2013

Exposición Lecturas de cabecera: la posibilidad de narrar y leer historias con imágenes





La exposición Lecturas de cabecera, que presenta en Casa del Lector la obra de cincuenta artistas dedicados a la ilustración de libros infantiles que han participado en la Bienal Ilustrarte 2012, refleja la posibilidad de narrar y leer historias por medio de imágenes.

Lecturas de cabecera, que permanecerá abierta hasta el 29 de septiembre de 2013, está comisariada por los portugueses Eduardo Filipe y Ju Godinho, que decidieron poner en marcha esta bienal después de muchos años de formar una colección privada de originales de algunos de los más famosos ilustradores de Portugal y de otros países, convencidos de que un libro ilustrado puede ser vehículo del mejor arte.

Eduardo Filipe asegura que la bienal fue el resultado de la voluntad de quienes tienen una pasión y quieren mostrarla a todos aunque previamente, durante más de diez años, se ocuparon de descubrir nuevos ilustradores o nuevas imágenes y elegir las que deseaban tener en su colección.

Aunque en los trabajos presentados hay temas recurrentes, Ju Godinho afirma que en Ilustrarte siempre hay clásicos como Caperucita o Alicia en el país de las maravillas. Filipe señala que también se encuentra "quizá lo que nosotros buscamos más, la novedad". A su entender, ese es el papel del artista, "encontrar caminos y sorprendernos".

"Somos muy injustos desde ese punto de vista" –admite–, porque "siempre pedimos más y mejor. Siempre estamos esperando".
Ju Godinho y Eduardo Filipe, cuya profesión es la Química, se confiesan "viciosos de las imágenes". "Siempre queremos mirar, mirar, aunque estemos muy cansados –subraya Filipe–, pero mirar cosas nuevas nos motiva muchísimo".

Aclara que no todos los que participan en Ilustrarte son ya profesionales de la ilustración sino que "la cantidad de ilustradores que participan son también un reflejo del interés que hay en el medio por querer ser ilustrador". Lecturas de cabecera está planteada, según la definición del editor y diseñador Jesús Moreno, como un bosque un tanto abrumador en el que hay que pasear y volver muchas veces.

 Este bosque simbólico está formado por mesillas de noche sobre las que hay lámparas encendidas y representa "el tema de lo onírico en el momento en que las últimas líneas leídas del día se mezclan con el inicio del sueño".


Más info: Fundación Germán Sánchez Ruipérez

ENTRADAS