26 de febrero de 2013

Hemeroteca Digital Hispánica


Tomado de la BNE

La Hemeroteca Digital forma parte del proyecto Biblioteca Digital Hispánica, que tiene como objetivo la consulta y difusión pública a través de Internet del patrimonio bibliográfico español conservado en la Biblioteca Nacional.
Esta Hemeroteca nace en marzo de 2007 para proporcionar acceso público a la colección digital de prensa histórica española que alberga la Biblioteca, con una colección inicial compuesta por 143 títulos de prensa y revistas. La oferta de títulos se ha ido ampliando hasta llegar en junio de 2012 a contar con 1.065 títulos y 4.952.063 páginas.
Continuará creciendo, conforme nos permita el presupuesto, para cubrir la evolución histórica de las revistas y cabeceras de prensa españolas, desde sus inicios hasta casi mediados del siglo XX, respetando siempre las limitaciones que marca nuestra legislación en temas de propiedad intelectual.
El criterio que ha guiado la composición de esta colección ha sido seleccionar periódicos y revistas representativos de su época que reflejaran la riqueza temática de la edición hemerográfica hispana y de los que se conservaran colecciones completas. Así pues, quienes visiten la hemeroteca encontrarán prensa política, satírica, humorística, científica, religiosa, ilustrada, amena, deportiva, artística, literaria, etc.
En 2011 se incorporaron dos novedades fundamentales que afectaron directamente a Hemeroteca Digital. Por un lado, se posibilitó la consulta conjunta de los registros de Biblioteca Digital Hispánica (BDH) y de Hemeroteca desde la interfaz de BDH, y por otro lado se desarrolló un interfaz específico que incorporaba funcionalidades 2.0.
En 2012 se ha puesto en producción una nueva versión de la aplicación de Hemeroteca Digital, que cumple con los estándares internacionales OAI (Open Archives Initiative) y EUROPEANA, además de algunas mejoras en la interfaz de búsqueda para facilitar su consulta.
La aplicación que gestiona la colección permite buscar tanto un título concreto como un conjunto de publicaciones editadas en un lugar o en una fecha determinada. Desde la pantalla de resultados se accede a la lectura de los textos digitalizados, tanto marcando las imágenes en miniaturas como enlazando desde las siglas PDF.

Más info: BNE

19 de febrero de 2013

Cuestionario sobre el blog

Para los que hoy leáis esta entrada, un aviso. Hoy no voy a hablar de literatura. Os voy a pedir consejos y opiniones sobre el blog. Para ello voy a poner a continuación una serie de preguntas. No tenéis más que copiar y pegar en comentario y dar vuestra opinión.
1. ¿Os gusta la nueva letra del blog o preferís la antigua?
2. ¿Os resulta fácil leer las entradas con los colores que tiene o los cambiariais? En caso afirmativo ¿qué color pondríais de fondo y cuál elegiríais para el texto?
3. ¿Qué gadgets echáis en falta en el blog? ¿Cuáles suprimiríais? 
4. ¿Qué contenidos os gustaría que se añadieran? ¿Suprimiríais alguno?
5. ¿Anadiríais otros enlaces? ¿Cuáles?
6. ¿Os parece adecuado el ritmo de publicación de posts?
7. Y por último, ¿qué sugerencia personal me hacéis para el blog?

Espero impaciente vuestras respuestas y os agradezco vuestro tiempo por adelantado

16 de febrero de 2013

Las mejores novelas policíacas. Unos libros de muerte


Definitivamente, estoy enganchada a este género. Me consuela saber que se atribuye su nacimiento a Edgar Allan Poe, quien a mediados del siglo XIX publicó Los crímenes de la calle Morgue.

A partir de él surgieron dos escuelas de novela policíaca: la inglesa y la americana. La primera se caracteriza por estar formada por piezas lógicas, a manera de puzle, que permiten razonar la solución una vez ensambladas de la manera correcta. Se desarrollan en la clase media alta, en ambientes cerradas y presentan crímenes que resuelven policías, detectives o personajes con dotes de observación destacadas. La segunda es la americana. En ella importa mucho la conciencia social. Los crímenes se producen en los ámbitos más habituales, bajos fondos, tugurios y bares sórdidos, en medio de personajes cuya situación vital es complicada. El ambiente es urbano y los policías tratan ante todo de resolver el caso, aunque para ello tengan que emplear medios poco lícitos.

La novela policíaca nórdica ha supuesto una revolución en el ámbito de la novela negra. Ambientes fríos, seres aislados, crímenes muy violentos y detallados hasta un extremo naturalista irrumpieron hace ya unos años en el mercado con gran éxito.
Frente a ellos, en el sur, aparecen novelas alternativas, en las que la trama policíaca se hila en torno a la vida de personajes que disfrutan de la vida, de los amigos y la familia y se permiten reflexionar, a veces con una sonrisa en la boca sobre la sociedad que les rodea.
Otro ámbito en el que la novela de intriga se ha desarrollado con éxito es Japón. Señala la Biblioteca Nacional Española a propósito de la misma se engloba dentro de la literatura denominada “popular” y tiene diversas variantes o subgéneros perfectamente delimitados entre los que destaca el Nazotoki que puede considerarse similar a la novela policíaca británica clásica; el mado koirudo: tiene más elementos de acción y aventura. El shyakai ha la trama se acerca a lo que hemos indicado sobre la novela americana y finalmente en el seishyun mono la acción, destinada a un público adolescente, se desarrolla en la universidad.
Entre las mejores novelas negras que han marcado un hito en la historia de la literatura deben considerarse las siguientes:
Edgar Allan Poe: Los crímenes de la calle Morgue. El origen del género
Wilkie Collins: uno de los grandes de la escuela inglesa con obras como La dama de blanco.
Sir Arthur Conan Doyle: otro grande entre los escritores ingleses, es conocido por muchas obras, como El sabueso de los Baskerville.
Agatha Christie, con Diez negritos o El asesinato de Roger Ackroyd.
Edgar Wallace: La brigada móvil
Chesterton: El candor del padre Brown
Capote, Truman: A sangre fría. Un clásico que hay que leer, pertenece a la escuela americana.
Raymond Chandler: El sueño eterno.
Dashiell Hammett: La llave de cristal.
Patricia Hightsmith: Extraños en un tren.
Donna Leon: establece un puente entre Estados Unidos y Europa, ya que ubica todas sus tramas en Venecia, donde reside desde hace años. Destaca Muerte en la Fenice.
Fred Vargas: abre un panorama en el que la risa tiene un puesto importante. Que se levanten los muertos, Huye rápido, huye lejos o Sin hogar ni lugar se encuentran entre sus mejores obras.
Heming Mankell es uno de los maestros nórdicos. Destaca La quinta mujer o Cortafuegos
 Arnaldur Indridason nos muestra una sociedad muy diferente a la nuestra en una obra como Invierno ártico o en La mujer de verde

7 de febrero de 2013

5 de febrero de 2013

Desde la biblioteca

Sois ya unos cuantos los que me venís preguntando porqué no publico más y se actualiza tan poco en los últimos tiempos este blog. No es que haya arrinconado (nunca mejor dicho) esta bitácora al ámbito más oscuro de mi cerebro. Es más, puedo decir que añoro aquellos tiempos en los que no sólo podía sino que consideraba un deber publicar un post diario.
Sin embargo este año se ha empeñado en alejarme de vosotros. Primero lo está haciendo con un máster sobre Bibliotecas y Patrimonio Documental, muy interesante y a la vez muy exigente lo que me aleja de esta URL. (Palabro que domino gracias al máster y que utilizaré como sinónimo de dirección web). Por otro lado, mi trabajo en la biblioteca de San Pedro me roba una parte destacada del día. Así que de libro en libro y de lector en lector voy retardando el escribir reseñas, noticias, opiniones, citas...etc.
No por ello he dejado de leer obras de literatura. Y aunque no voy a hacer una reseña de lo que he leído hasta ahora os diré que me muevo entre dos extremos: la novela policíaca y los clásicos.
En la novela policíaca he encontrado una vía de escape para la realidad cotidiana. He descubierto autores completamente desconocidos para mí, como Fred Vargas, cuyo libro Sin hogar ni lugar publicado en Siruela os recomiendo encarecidamente. Os reiréis y a la vez os encandilará su argumento.
Otro libro de la misma autora que me ha gustado por su originalidad ha sido Huye rápido, vete lejos, en el que la amenaza de la peste medieval se hace presente en la capital francesa en pleno siglo XX.
Si os interesa un análisis de una sociedad distinta, realizada a través de una narrativa que sigue las líneas más puras de la novela negra no debéis perderos Invierno ártico, la última obra del autor de La mujer de verde, disponible en RBA. La intriga se desarrolla en Islandia, una sociedad para mí desconocida hasta el momento en que leí la obra y que me sorprendió con fuerza.
En el lado clásico estoy enganchada a Dickens: tras Grandes esperanzas e Historia de dos ciudades ha caído David Copperfield y ya está esperando en la estantería La pequeña Dorrit. Mientras tanto voy leyendo Madame Bovary, próximo libro que comentaremos en el club de lectura de la biblioteca.
No es mucha la información que os aporto sobre cada uno de los libros. Sólo os puedo decir que merece la pena leerlos. Espero que os sirvan de orientación para la elección de obras y que hagáis vuestras sugerencias. 

1 de febrero de 2013

Mujeres con todas las letras


Info tomada de ABC Cultural
En el silencio y recato de los conventos, en las misiones allende la Mar Océana, en la dulce soledad de sus aposentos, sobredelicadas mesas cortesanas o pegadas al fuego de sus lares, ellas fueron valientes, osadas y decididas, y en un mundo en el que siempre el hombre tenía a mano su pluma y su espada, estas mujeres decidieron tomar recado de escribir. Y a fuer que lo consiguieron y supieron dejar sobre el papel su ajuar lírico, las joyas de sus obras, y supieron hacer de cada palabra un perfume y hacer de la tinta donosura.

Ellas fueron las que amamantaron con la albada de sus libros el despertar de la escritura femenina española, título precisamente de la exposición que, comisariada por Clara Janés, se inaugurará el día 30 en la Biblioteca Nacional de España.

Mujeres de armas literarias tomar, como la poeta Sor María de la Antigua, dramaturgas de pro como la hermana Marcela de San Félix (hija Lope) y Ana Caro, como Sor Ana de Jesús, difusora de la obra de San Juan y Fray Luis, como aquella que ocultaba su rostro, María de Zayas, científicas como Oliva Sabuco y traductoras como Isabel Rebeca Correa, o pensadoras como Juliana Morella, o triunfantes damas en los juegos florales tal que Cristobalina Fernández de Alarcón, y también las que nos ilustraron desde aquella América que empezaba a escribir y cantar en español, tal que Amarilis y Sor Juana Inés de la Cruz, siempre con algún sambenito inquisitorial colgado en las espalderas de su hábito.

Pistas geográficas y temporales
No son pocas, aunque se haya querido pasar demasiado rápido su deliciosa hoja en nuestra literatura. Clara Janés nos sitúa, nos da las pistas geográficas y temporales, las coordenadas que guiaron los pasos de estas aventuradas marineras de las letras y explica los aspectos que más pueden impresionar a los visitantes de la muestra, expuestos en los distintos monitores. «En primer lugar, quiero resaltar lo relativo a las fiestas que se realizaron con motivo de la beatificación de Santa Teresa de Jesús, cuando por ejemplo tuvieron lugar muchos concursos en toda España. Sin duda, los escritos de Sor María de la Antigua, una excelente escritora muy poco conocida. También es importante la presencia de las escritoras en los libros colectivos, lo que es una prueba de la vitalidad intelectual de escritura de las mujeres. Y conviene reseñar la gran admiración de Lope de Vega por estas escritoras, incluso hasta el punto incrustar fragmentos escritura femenina el “Laurel de las “Epístolas”, obras teatrales... Y, último, es bastante sorprendente la laudatoria a la insigne poetisa la señora soror Inés Juana Cruz, en la rhythmica sacra, moral laudatoria” de Francisco Álvarez de Velasco, donde aparecen dos poemas visuales» en forma cruz, partiendo anagrama del nombre de Inés».

Los orígenes

Cabe preguntarse de dónde salían estas mujeres «Es sabido –explica Janés– que las órdenes religiosas fueron lugares donde la escritura floreció. Era habitual que los propios confesores las estimularan a la escritura, aunque a veces para apoderarse de sus ideas. Así nos encontramos a Ana de Jesús, discípula de Santa Teresa, a la que San Juan de la Cruz dedicó el Cántico espiritual, y a la que Fray Luis de León confió su traducción de El cantar de los cantaresde Salomón. Pero también había nobles educadas de una finura e inteligencia extraordinarias. Como Luisa Sigea, que estuvo al servicio de la Infanta Doña Margarita de Portugal. O el caso de Cristobalina Fernández de Alarcón, mujer independiente y resuelta, fértil rimadora, que gana todos los concursos. La verdad, hay varias novelas por escribir sobre estas mujeres».

Escritora sin rostro
Hora es de que la poeta Clara Janés nos responda si es exagerado decir que escribieran de una manera «feminista», y si estamos ante una «literatura de mujeres » o es simplemente literatura sin adjetivos de género. «Ellas escriben igual que los hombres, a pesar de las diferencias.


Más info: ABC

ENTRADAS