15 de noviembre de 2013

De las verdades de la Vida





El corazón pide placer primero,
después, ser excusado del dolor
y luego esos pequeños anodinos
que ahogan el sufrimiento.
Y luego ir a dormir
y más tarde, si esa fuera
la voluntad de su Inquisidor
el privilegio de morir.

Emily Dickinson

4 comentarios:

  1. Anónimo11/19/2013

    Pienso que el corazón tiene unas aspiraciones mucho mayores: amar y ser amado, sed de eternidad . . .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, eso díselo a Dickinson y además hay que considerar que estamos ante un poema. Creo que en cierto sentido sí que expresa la vida con minúsculas. Buscamos la felicidad, huimos del dolor, conforme pasan los años y aprendemos de la experiencia nos basta con disfrutar de lo pequeño. Luego llega el gran cansancio, el agotamiento y con él, la muerte.

      Eliminar
  2. Anónimo11/20/2013

    Pues justo un poema es un medio muy adecuado para expresar los más profundos sentimientos del corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí pero cada poeta expresa lo que en ese momento quiere. A mí no me parece un poema superficial. De hecho aquí nos ha llevado a hablar de la trascendencia. Ya ves, paradojas de la literatura,

      Eliminar

ENTRADAS