27 de agosto de 2013

La vida de Pi

La vida puede ser muy cruel para un niño, sobre todo cuando su nombre es Piscine Molitor (en honor a una piscina pública de Francia) y vive en un país donde la lengua común es el inglés, como es el caso de la India. Piscine se ve obligado a cargar con el mote ideado por uno de sus compañeros más ingeniosos durante sus años de colegio. Así, Piscine pasa a ser Pissing (Meando en inglés), con todas las bromas que dicho verbo lleva consigo.

Cuando abandona el colegio para acceder al instituto, Piscine tiene algo claro: sus nuevos compañeros  no se van a burlar de su nombre. Por ello, cuando le toca presentarse ante sus compañeros, sale a la pizarra y escribe:
Me llamo 
Piscine Molitor Patel
conocido por todos como Pi.
π = 3, 1416

Desde ese momento Piscine pasa a ser Pi, un chico normal, cuyo padre se ocupa de la dirección del zoo de Pondicherry. Allí Pi observa los animales y aprende sus costumbres, juega con sus amigos y toma contacto con sus tres religiones: el hinduismo, el islam y el cristianismo. Al estar convencido de que las tres son verdaderas por su belleza, Pi decide ser hindú, musulmán y cristiano a la vez, ante el asombro de sus padres.
Los días pasan por la  vida de Pi con felicidad hasta que debido a las condiciones socio-políticas de la India, su padre decide vender las fieras del zoológico y emigrar a Canadá con toda la familia para emprender una nueva vida. Los animales son vendidos convenientemente y unos cuantos embarcan en el mismo buque que la familia Patel para ir a zoológicos de Canadá.
La segunda parte de esta novela, relata cómo Pi, es arrojado al mar por los marineros en una noche en la que una tormenta se alía con una avería del motor para hundir el barco. Gracias a la visión de  un bote salvavidas y de  Richard Parker, Pi saca fuerzas de flaquezas y consigue subir al bote junto con Richard, momento en el que se da cuenta del error que ha supuesto salvar al tigre de Bengala del zoo. Sin embargo, será este animal el que le ayude a sobrevivir, aniquilando a otras fieras que han subido al bote, manteniendo la actividad mental de Pi al máximo para conseguir idear el modo de convivir en una barquichuela con un animal de fiereza incomparable.

La novela continua con el relato de las aventuras de Pi, a través de una escritura ágil y un argumento trepidante y original que engancha al lector.
La tercera y última parte de la obra es una entrevista de Pi con dos japoneses representantes de la compañía naviera del buque siniestrado, que se sienten incapaces de creer la historia que les relata el joven que tienen delante.

La Vida de Pi es una reelaboración original de la historia de Robinson Crusoe pero al revés: la isla es una balsa que se mueve y está sujeta a los elementos,  Robinson (Pi en esta obra)  no espera recibir ayuda, sino que intenta encontrar la salvación a través de sus conocimientos y el Viernes del libro no es una persona sino un tigre de Bengala. 
La novela puede leerse en dos niveles: como una narración de aventuras, pero también, como una narración sobre la fe, la trascendencia y la espiritualidad. En este sentido hay que interpretar la entrevista final con los japoneses: la fe se toma o se deja, y el mundo visto a través de la fe se presenta como un universo hermoso.

La obra tuvo problemas para ver la luz: fue rechazada en cinco casas editoriales de Londres y finalmente fue publicada por Knopf en Canadá en 2001. La edición en Inglaterra ganó el premio Booker en 2002, fue también candidata a los Canada Reads en 2003, ganó el concurso Le combat des livres en Francia y en Sudáfrica ganó el Boeke Prize en el mismo año. En 2004 ganó el Asian Pacific Award for Literatura como mejor libro de ficción para adultos de los años 2001-2003. 
En 2012 fue adaptada al cine por Ang Lee con el título Life of Pi.

Si te ha gustado esta entrada, quizá también te interese:
Cuentos para niños extremadamente inteligentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS