10 de agosto de 2013

Exposición Lecturas de cabecera: la posibilidad de narrar y leer historias con imágenes





La exposición Lecturas de cabecera, que presenta en Casa del Lector la obra de cincuenta artistas dedicados a la ilustración de libros infantiles que han participado en la Bienal Ilustrarte 2012, refleja la posibilidad de narrar y leer historias por medio de imágenes.

Lecturas de cabecera, que permanecerá abierta hasta el 29 de septiembre de 2013, está comisariada por los portugueses Eduardo Filipe y Ju Godinho, que decidieron poner en marcha esta bienal después de muchos años de formar una colección privada de originales de algunos de los más famosos ilustradores de Portugal y de otros países, convencidos de que un libro ilustrado puede ser vehículo del mejor arte.

Eduardo Filipe asegura que la bienal fue el resultado de la voluntad de quienes tienen una pasión y quieren mostrarla a todos aunque previamente, durante más de diez años, se ocuparon de descubrir nuevos ilustradores o nuevas imágenes y elegir las que deseaban tener en su colección.

Aunque en los trabajos presentados hay temas recurrentes, Ju Godinho afirma que en Ilustrarte siempre hay clásicos como Caperucita o Alicia en el país de las maravillas. Filipe señala que también se encuentra "quizá lo que nosotros buscamos más, la novedad". A su entender, ese es el papel del artista, "encontrar caminos y sorprendernos".

"Somos muy injustos desde ese punto de vista" –admite–, porque "siempre pedimos más y mejor. Siempre estamos esperando".
Ju Godinho y Eduardo Filipe, cuya profesión es la Química, se confiesan "viciosos de las imágenes". "Siempre queremos mirar, mirar, aunque estemos muy cansados –subraya Filipe–, pero mirar cosas nuevas nos motiva muchísimo".

Aclara que no todos los que participan en Ilustrarte son ya profesionales de la ilustración sino que "la cantidad de ilustradores que participan son también un reflejo del interés que hay en el medio por querer ser ilustrador". Lecturas de cabecera está planteada, según la definición del editor y diseñador Jesús Moreno, como un bosque un tanto abrumador en el que hay que pasear y volver muchas veces.

 Este bosque simbólico está formado por mesillas de noche sobre las que hay lámparas encendidas y representa "el tema de lo onírico en el momento en que las últimas líneas leídas del día se mezclan con el inicio del sueño".


Más info: Fundación Germán Sánchez Ruipérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS