23 de abril de 2012

Las librerías más bonitas del mundo

En el día del libro siempre me gusta hacer una entrada un poco especial, diferente. Con el paso de los años el lograr un post original se hace un poco más difícil. Hoy he decidido rendir un homenaje a las librerías, esas tiendas en las que conseguimos, muchas veces, hacer realidad nuestros sueños.
Es un momento complicado para las tiendas de libros: la crisis y las nuevas tecnologías hacen que algunos de estos comercios cierren definitivamente sus puertas.
Sin embargo, no desaparecen por completo. Aquí y allá, sencillas o sofisticadas, grandes o diminutas podemos encontrar estos locales en los que siempre podremos encontrar un texto que nos guste. Las siguientes fotografías, tomadas de Internet, pertenecen a librerías raras y hermosas, con un gran encanto, de los lugares más remotos del mundo. Ahora sólo hace falta ahorrar para visitarlas todas.
¡¡Feliz día del libro!!



Librería Alta Acqua de Venecia, ubicada en Calle Longa Santa Maria Formosa (Corta Senza Nome) 15176, Castello, 30122, Venecia, pone al alcance de habitantes y turistas libros de segunda mano.







Librería El Péndulo, en México D.F.  ofrece la posibilidad de comprar libros y tomarse un café dentro de un bosque. Un auténtico sueño






La monumental Librería Ateneo, en Buenos Aires, ofrece una gran cantidad de libros en el marco monumental de un teatro:







Muy moderna es la Kid's Republic en Pekín. Más que una tienda, casi una biblioteca, con agujeros, como el queso Emmental, para los pequeños roedores de libros:














Librería Shakespeare & Co. en París está especializada en literatura anglosajona. El primer piso sirve también como refugio para los viajeros, conocidos como "tumbleweeds", albergados a cambio de algunas horas de trabajo en la librería cada día. El piso bajo dispone de un "wishing well", o pozo de los deseos al que los visitantes suelen arrojar monedas. 







Tynska Library Cafe en Praga, invita a la lectura y a la reflexión, mientras se saborea una copa o un  buen café.









Librería infantil Amadito también  en Praga, recuerda el ambiente de las guarderías.








Librería Le Bal-des-ardens en Lyon desafia las leyes de la gravedad.








Librería de Calcuta, el hogar del librero:







Los libros tienen una ciudad en Inglaterra: Hay-on Wye.









Librería Selexyz, situada en una iglesia gótica de Maastrich reconvertida en librería por los arquitectos Merkk y Girod







Leakey's bookshop, en Inverness, Escocia, es una de las librerías más grandes de libros de segunda mano.





Y si lo que queremos es comprar y disfrutar de una comida o una velada interesante, Cook and Book, en Bruselas, con sus diferentes salas.








Librería Lello en Porto, una joya modernista, cierra esta entrada con esta fotografía. 







20 de abril de 2012

El extranjero

Desde hace mucho tiempo estoy convencida de que cada libro tiene su momento. Y no sólo los libros complicados sino también las obras fáciles, concebidas para pasar el tiempo. En un momento de máxima actividad intelectual, la lectura de un bestseller puede resultar tediosa mientras que, por el contrario, si estamos totalmente agotados, una obra compleja nos parecera inabarcable.
El extranjero, sin pertenecer a ninguna de las dos categorías anteriores, requiere ser leída en el momento oportuno. Para una persona poco madura puede resultar incomprensible. La primera vez que leí esta novela de Camus sentí hacia ella un fuerte sentimiento de rechazo y una incomprensión total por el personaje y su historia.
Ayer terminé mi segunda lectura de la obra y creo haber penetrado mejor en el sentido -o sinsentido- de la misma. El extranjero refiere en dos partes la historia de Meursault, un hombre argelino de treinta años, que asiste al espectáculo de su propia existencia como si de un extraño se tratara. En la primera parte de la obra, el protagonista, tras un viaje a un pueblo cercano a Argel, para asistir al velatorio y entierro de su madre, se reincorpora a su vida laboral como si nada hubiera pasado.
…pensé que, al cabo, era un domingo de menos, que mamá estaba ahora enterrada, que iba a volver a mi trabajo y que después de todo, nada había cambiado…
Meursault comienza ese mismo domingo una relación con María, ayuda a su vecino Raimundo a vengarse de su amante que le ha engañado y estrecha los lazos con este personaje, que le invita a pasar un día a la playa en casa de un amigo. Debido al altercado con la amante de Raimundo (una mujer árabe), el día de playa se convertirá en uno de los instantes decisivos en la vida de Meursault. Durante un paseo por la playa con Raimundo y su amigo, Meursault se ve envuelto en una pelea con grupo de árabes próximos a la joven maltratada. Por la tarde, después de comer y bajo un sol ardiente, Meursault vuelve a realizar el recorrido y se encuentra con uno de los participantes en la reyerta. Al sacar éste un cuchillo, el protagonista toma una pistola que lleva en el bolsillo y dispara repetidas veces sobre el árabe, que resulta muerto. En la segunda parte de la obra Meursault refiere su estancia en la cárcel y el proceso que culminará con su sentencia a la pena de muerte.
La trama en esta novela no es lo más importante. Lo fundamental es el modo de ser del protagonista y su concepción de la existencia. En este sentido es particularmente acertada la narración en primera persona que nos pone en contacto directo con la conciencia de Meursault. Una de las primeras actitudes que llaman la atención de su persona es su frialdad: todo le resulta indiferente, salvo que le moleste físicamente. Los hechos que resalta en el relato referido a la muerte y entierro de su madre son el calor, el sabor del café con leche, la molestia que le producen los gemidos de una mujer durante el velatorio, o la luz que le deslumbra durante la noche. Más adelante esta primera impresión se ve reforzada: ante la pregunta de María sobre si desea casarse con ella, le responde que le resulta indiferente, pero que si ella lo desea, se casará.; a la petición de su vecino Raimundo para que redacte una carta para atraer a casa a su amante para darle una paliza responde con un sí, en parte porque le parece lógico que desee vengarse de su engaño. Más tarde, cuando en el juicio se le reproche haber escrito la misiva, entiende que censuren su actuación. Es decir, nos encontramos ante un protagonista al que basta una sola razón para actuar en un sentido o en el contrario.
Meursault es un personaje que reniega de Dios y cualquier tipo  trascendencia. Desde el momento en que la existencia finaliza por completo con la muerte, todo carece de sentido: no hay valores morales que sustenten su existencia y ni siquiera las conveniencias o la justicia humana tiene valor para él. Basta sólo que alguien le dé una razón para que actúe en un sentido o en el contrario.
El extranjero es una novela de un antiheroe. Hay que leerla como una llamada a la reflexión hecha por un autor existencialista que desde la negación de la existencia de Dios y la afirmación del absurdo de la existencia humana proclama la necesidad de construir una ética del hombre para el hombre: una actitud que a muchos puede resultar contradictoria, pero que en la sociedad actual otros tantos darán por válida. En la página de Wikipedia dedicada al escritor encontramos la siguiente reflexión sobre la obra.

La parte final de la obra es de gran profundidad psicológica, cuando, al ser sentenciado por el tribunal a causa de un homicidio cometido en agravio de un árabe, las acusaciones recaen no sobre el hecho de que el protagonista haya asesinado a un hombre sino en que lo haya hecho "a sangre fría"; también el hecho de que no haya expresado ningún sentimiento dentro de la muerte de su madre lo deja como una persona frívola, lo que extraña al protagonista intuyendo con certeza sobre el hecho de que, lo que en realidad les molesta y ofende a aquellos que lo juzgan, no es su carácter de homicida: la acusación principal se sostiene en el hecho de que el protagonista no posee sentimiento de culpa alguno.

En todo caso se hace  nesario señalar la importancia de elegir una buena traducción. En este sentido desaconsejo la lectura de esta novela en la edición de Alianza-Emecé, que lejos de facilitar la compresión de esta novela, la dificulta y torna desagradable para un lector exigente

19 de abril de 2012

Los ojos culpables


Cuentan que un hombre compró a una muchacha por cuatro mil denarios. Un día la miró y echó a llorar. La muchacha le preguntó por qué lloraba; él respondió:
-Tienes tan bellos ojos que me olvido de adorar a Dios.
Cuando quedó sola, la muchacha se arrancó los ojos. Al verla en ese estado el hombre se afligió y le dijo:
-¿Por qué te has maltratado así? Has disminuido tu valor.
Ella le respondió:
-No quiero que haya nada en mí que te aparte de adorar a Dios.
A la noche, el hombre oyó en sueños una voz que le decía:
-La muchacha disminuyó su valor para ti, pero lo aumentó para nosotros y te la hemos tomado.

Al despertar, encontró cuatro mil denarios bajo la almohada. La muchacha estaba muerta.



Ah'med Ech Chiruani

17 de abril de 2012

El imán

Había una vez un imán y en el vecindario vivían unas limaduras de acero. Un día, a dos limaduras se les ocurrió bruscamente visitar al imán y empezaron a hablar de lo agradable que sería esta visita. Otras limaduras cercanas sorprendieron la conversación y las embargó el mismo deseo. Se agregaron otras y al fin todas las limaduras empezaron a discutir el asunto y gradualmente el vago deseo se transformó en impulso. ¿Por qué no ir hoy?, dijeron algunas, pero otras opinaron que sería mejor esperar hasta el día siguiente. Mientras tanto, sin advertirlo, habían ido acercándose al imán, que estaba muy tranquilo, como si no se diera cuenta de nada. Así prosiguieron discutiendo, siempre acercándose al imán, y cuanto más hablaban, más fuerte era el impulso, hasta que las más impacientes declararon que irían ese mismo día, hicieran lo que hicieran las otras. Se oyó decir a algunas que su deber era visitar al imán y que hacía ya tiempo que le debían esa visita. Mientras hablaban, seguían inconscientemente acercándose.
Al fin prevalecieron las impacientes, y en un impulso irresistible la comunidad entera gritó:

-Inútil esperar. Iremos hoy. Iremos ahora. Iremos en el acto.

La masa unánime se precipitó y quedó pegada al imán por todos lados. El imán sonrió, porque las limaduras de acero estaban convencidas de que su visita era voluntaria.

Oscar Wilde

12 de abril de 2012

Susana Benet nos sorprende






A través de cursos on line personalizados, a cargo de la escritora y colaboradora del blog, Susana Benet, vais a poder escribir vuestros haikus, conociendo los principios básicos hasta alcanzar vuestro propio lenguaje poético. También existe la posibilidad de adquirir las técnicas básicas para pintar acuarela oriental e ilustrar vuestros poemas.
Apuntarse en estos cursos es fácil. Sólo hay que ponerse en contacto con la dirección que aparece en la pestaña Contacta con nosotros" y la misma Susana os responderá.

Haiku



El humo negro,
urbanas golondrinas,
anuncian frío. 

8 de abril de 2012

¡Qué viene el lobo!


Si tuviera que definir en balidos cómo es la vida de una oveja no dudaría en afirmar ¡ovejuna!, o lo que es lo mismo muy feliz. Sobre todo si se trata del rebaño formado por Othello, Maple, Cloud, Zora, Mopple, Heide, Lane, Cordelia y otras más, que tienen como pastora a Rebecca, que se ocupa de hacer por ellas cosas curiosas y agradables: leerles historias como su padre, darles forraje, interpretar lo que les gusta y entretenerlas con sus excentricidades como hablar con un aparato llamado teléfono, al que se dirige con distintos nombres cada vez que lo coge, o colocando una especie de cuernos sobre la caravana en la que vive para ver un aparato de televisión. 

El anterior pastor del rebaño, el padre de Rebecca legó toda la fortuna para mantener feliz al rebaño. Esto supuso un  pequeño inconveniente desde el punto de vista ovino: un viaje por Europa. Cuando finalmente Rebecca encontró un prado apropiado al pie de un castillo, el rebaño respiró tranquilo. Pero las cosas buenas duran poco: las ovejas pronto descubrieron que tenían por vecinas un rebaño de cabras -seres alocados y totalmente faltos de lógica- y que en su prado pacía un misterioso carnero oscuro que no balaba con ninguna oveja. Para colmo de males, las ovejas se enteran de la existencia del Garou: un hombre que se transforma en lobo o viceversa -no está muy claro para las ovejas- que durante un tiempo ha matado corzos, un rebaño entero de ovejas y algunas personas. El Garou tiene además un imitador lo que ha complicado las cosas en la región en los últimos meses.
Al enterarse del peligro, las ovejas se sienten momentáneamente paralizadas; pero pronto deciden pasar a la acción para descubrir quién es el Garou y su imitador y así poder acabar con él y mantener el rebaño y a su pastora a salvo. Los medios no importan: aliarse con las cabras, tratar de convencer al coche para que las traslade a la ciudad, llevar cargas explosivas, colarse en el misterioso castillo, buscar plata para espantar al hombre lobo... cualquier cosa que permita volver a la tranquilidad de su vida anterior con el menor número de bajas posible.
Una novela llena de humor, impecable desde el punto de vista ovejuno y que mejora el relato de Las ovejas de Glennkill.

6 de abril de 2012

POEMA



NOCHE SILENCIOSA

No se escucha esta noche
ni el más leve sonido.
Ni una tos, ni un ladrido, ni un sollozo.
Sólo silencio,
pesado como el aire de los sueños.

Pero no estoy dormida,
ni estoy muerta,
aunque apenas percibo mis latidos
envuelta en esta calma silenciosa,
donde soy una sombra
callada que respira.

(Susana Benet)

ENTRADAS