21 de agosto de 2012

Book versus TV

Para Pilar

 

Es cada vez más frecuente encontrarse en los pisos y apartamentos un aparato de televisión ocupando la parte central del cuarto de estar, de la cocina e incluso de los dormitorios, no sólo de los padres sino también de los niños. Esto no es sino un reflejo de una sociedad en la que la diversión se torna cada vez más pasiva, individual y empobrecedora. 
Los documentales del segundo canal de la cadena de televisión pública, que todo el mundo afirma ver después de comer, así como algunas películas pueden ser excepciones a la regla. Pero lo cierto es que las cuotas de pantalla señalan programas como Sálvame, Sálvame de luxe, La isla y otras producciones del mismo género, como los más vistos por los telespectadores.
En este contexto quiero situar estos versos del autor de Charlie y la fábrica de chocolate, citados en una bolsa de Waterstones, en la que una amiga nos trajo un regalo de Londres. Para ella y para todos los que, conscientes del problema decidan dar un paso adelante para mejorar su cultura, va dedicada esta entrada.








So please, OH PLEASE, we beg, we pray,
GO THROW YOUR TV SET AWAY, 
and in its place you can install
A LOVELY BOOKSHELF ON THE WALL.




Roald Dahl

3 comentarios:

  1. Te encuentras... un aparato de televisión???
    No, eso sería en la época de Roald Dahl (1916-1990).

    Ahora lo esperable es que sean otros productos, productos informáticos (más activos, más participativos) los que sustituyan en las casas a los estantes con libros. Recuerda, "video killed the radio star", y lo que ha venido después: "Wii killed the video star".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno lo importante es la idea. Tecnología sí, pero en su justa medida.

      Eliminar
  2. Esta situación ya viene produciéndose desde los 70-80. Los cuartos de estar ya eran territorio de la imagen en movimiento, que despista a cualquiera de lo que está haciendo para hacerle caso a lo que por allí se mueve o vocifera.

    No todos los niños tienen su ración de televisión o de consola, porque la mayoría de los progenitores pasan horas delante de "la caja tonta".

    Yo no tengo tele ni pienso tenerla, pero soy una "rara avis". Cuando tengo mucho interés en ver algo me conecto a internet.

    Un beso.

    ResponderEliminar

ENTRADAS