8 de abril de 2012

¡Qué viene el lobo!


Si tuviera que definir en balidos cómo es la vida de una oveja no dudaría en afirmar ¡ovejuna!, o lo que es lo mismo muy feliz. Sobre todo si se trata del rebaño formado por Othello, Maple, Cloud, Zora, Mopple, Heide, Lane, Cordelia y otras más, que tienen como pastora a Rebecca, que se ocupa de hacer por ellas cosas curiosas y agradables: leerles historias como su padre, darles forraje, interpretar lo que les gusta y entretenerlas con sus excentricidades como hablar con un aparato llamado teléfono, al que se dirige con distintos nombres cada vez que lo coge, o colocando una especie de cuernos sobre la caravana en la que vive para ver un aparato de televisión. 

El anterior pastor del rebaño, el padre de Rebecca legó toda la fortuna para mantener feliz al rebaño. Esto supuso un  pequeño inconveniente desde el punto de vista ovino: un viaje por Europa. Cuando finalmente Rebecca encontró un prado apropiado al pie de un castillo, el rebaño respiró tranquilo. Pero las cosas buenas duran poco: las ovejas pronto descubrieron que tenían por vecinas un rebaño de cabras -seres alocados y totalmente faltos de lógica- y que en su prado pacía un misterioso carnero oscuro que no balaba con ninguna oveja. Para colmo de males, las ovejas se enteran de la existencia del Garou: un hombre que se transforma en lobo o viceversa -no está muy claro para las ovejas- que durante un tiempo ha matado corzos, un rebaño entero de ovejas y algunas personas. El Garou tiene además un imitador lo que ha complicado las cosas en la región en los últimos meses.
Al enterarse del peligro, las ovejas se sienten momentáneamente paralizadas; pero pronto deciden pasar a la acción para descubrir quién es el Garou y su imitador y así poder acabar con él y mantener el rebaño y a su pastora a salvo. Los medios no importan: aliarse con las cabras, tratar de convencer al coche para que las traslade a la ciudad, llevar cargas explosivas, colarse en el misterioso castillo, buscar plata para espantar al hombre lobo... cualquier cosa que permita volver a la tranquilidad de su vida anterior con el menor número de bajas posible.
Una novela llena de humor, impecable desde el punto de vista ovejuno y que mejora el relato de Las ovejas de Glennkill.

4 comentarios:

  1. Qué libro más curioso, tiene su interés. Desde luego que tienes un sitio muy enriquecdor :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. El libro es muy divertido y muy bueno para descansar y pasar un buen rato. Su calidad es además buena.
      En cuanto a sitios...Los mil y un libros no está nada mal ehhh

      Eliminar

ENTRADAS