19 de abril de 2012

Los ojos culpables


Cuentan que un hombre compró a una muchacha por cuatro mil denarios. Un día la miró y echó a llorar. La muchacha le preguntó por qué lloraba; él respondió:
-Tienes tan bellos ojos que me olvido de adorar a Dios.
Cuando quedó sola, la muchacha se arrancó los ojos. Al verla en ese estado el hombre se afligió y le dijo:
-¿Por qué te has maltratado así? Has disminuido tu valor.
Ella le respondió:
-No quiero que haya nada en mí que te aparte de adorar a Dios.
A la noche, el hombre oyó en sueños una voz que le decía:
-La muchacha disminuyó su valor para ti, pero lo aumentó para nosotros y te la hemos tomado.

Al despertar, encontró cuatro mil denarios bajo la almohada. La muchacha estaba muerta.



Ah'med Ech Chiruani

2 comentarios:

  1. Una historia que traería más de un debate, algo para polemizar un poquito. Pero independientemente de esto, me gusta :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente es una historia polémica. Pero creo que tenemos que considerar el momento en el que fue escrita (no lo sé con seguridad, pero supongo que es antiguo), el género al que pertence (cuento legendario) y, lo que más me interesa en este caso el tema: dónde reside el auténtico valor de la persona.
      Otro asunto sería el modo de considerar a Dios y la forma en que este trata al ser humano

      Eliminar

ENTRADAS