18 de febrero de 2012

Una prueba para los incrédulos

Algunas veces en este blog hemos mantenido discusiones sobre si realmente el haiku es un género literario, si los escritores que lo cultivan son poetas o todo es como la pintura moderna, una tomadura de pelo. Mirando el blog de nuestra colaboradora y escritora de haikus Susana Benet he encontrado una prueba de su talento como autora en otro género corto: el cuento. Después de leer este relato con regustos a Cortázar a nadie le quedará ninguna duda de su habilidad y honestidad literaria.

EL ALMUERZO






Acabo de presenciar un hecho insólito desde el vigésimo piso del edificio donde se ubica mi angosto despacho de investigador. Asomado a la ventana observo a un anciano sentado en un banco solitario, entre la maraña de setos que crecen descuidados junto a la rampa del garaje. Es la hora del almuerzo. El mío consiste en un trago de coñac. Todo está en calma. Algunos transeúntes circulan como breves insectos sobre el asfalto. Súbitamente observo un animal que avanza reptando entre los setos. Es un lagarto enorme. Lo veo deslizarse ligero hacia el anciano. Después, de un solo bocado, el reptil engulle al viejo. Lo último que veo son las zapatillas grises agitándose hacia el fondo de la flexible garganta. Contengo un grito. Mis manos se crispan sobre el cristal. Allá abajo el reptil, con el cuerpo dilatado, se interna furtivo en la oscura boca del garaje. ¿Qué debo hacer? ¿Llamar al conserje, a la policía, a los bomberos? ¿Golpear la puerta de los despachos contiguos? Nadie me creería y podría perder mi escasa clientela. Mis ojos descienden a un titular del periódico que reposa en mi escritorio: “Extrañas desapariciones de ancianos: un caso sin resolver”.


Fuente: Noches blancas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS