22 de febrero de 2012

Los ojos del hermano eterno




Hace mucho tiempo, siglos antes de que Buda naciera, vivía en  Oriente Virata, un famoso guerrero también conocido como "El Rayo de la Espada".

Debido a una traición que se desencadena una guerra.  Virata acude en socorro de su rey. Tras una batalla muy sangrienta con la que consigue vencer al enemigo, se da cuenta que entre los traidores que han resultado muertos está su propio hermano.
Vencido por el dolor, Virata decide hacerse juez para impartir justicia. Muy pronto sus sentencias meditadas le dan una fama sin precedentes y pasa a ser conocido entre los habitantes de Oriente como "La Fuente de Justicia".  Sin embargo la paz no llega a su alma.

 Un día al dictar una sentencia  que condena a un asesino a pasar el resto de su vida en las mazmorras, oye cómo éste le acusa de no ser justo, pues condena sin conocer en realidad cuáles son los sufrimientos a los que se va a ver expuesta la persona juzgada. Virata  se  admite su ignorancia y por la noche deja en libertad al asesino, ocupando él su lugar para conocer las penas de las personas a las que él ha condenado previamente. Al cabo de un mes, el Rey, avisado por el preso, pone el libertad a Virata que decide renunciar a su puesto de juez, convencido de que es incapaz de dictar sentencias justas. Y decide dedicarse a buscar la sabiduría.
A través de un proceso de depuración interior, el protagonista llega a la auténtica sabiduría, después de cometer muchos errores y de sufrir numerosas penurias.
Podría afirmar y quizá engañar a algunos diciendo que este relato es uno de los menos conocidos de Las Mil y una noches, de la que va a aparecer una selección de textos escogidos. Pero este cuentecillo es lo que constituye el hilo central de una novela corta de Stefan Zweig, Los ojos del hermano eterno.
La novela está construida de un modo impecable, formando un círculo perfecto y se ajusta a lo que el lector puede esperar de una fábula oriental, en la que no falta una sabia moraleja y un final impactante.

Situada en un tiempo mítico, "antes del nacimiento de Buda", pero con alusiones directas a dioses de la religión budista y a principios filosóficos de la misma, refiere la vida entera del héroe en busca de su objetivo, abordando temas como la verdad, la justicia, la responsabilidad de las acciones, las consecuencias de las omisiones y la humildad que debe presidir todo proceso auténtico de redención interior. Un libro breve y recomendable para quien busque como Virata entrar en la eternidad sin culpa en su alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS