8 de febrero de 2012

Hallazgos en el planeta Kafka


Fuente: El país

No es una biografía el Kafka de Pietro Citati (Florencia, 1930), y ni siquiera es un ensayo. Es más una meditación, una digresión, una manera de pensar y contar a la vez, una novela, podríamos decir: invención de un mundo y de su habitante central, Franz Kafka, en una época en que los escritores se han convertido en criaturas fabulosas, escarabajos o equilibristas o simios parlantes, héroes que imaginan universos de fábula y también los habitan. Pietro Citati mira y se encarna en los mundos kafkianos, los describe, los nombra. Pero no invade el planeta K: se deja invadir por los días, los sueños, los diarios, las cartas de amor, las visiones, los seres, los lugares de Kafka, maniáticos cuartos de soltero, pensiones que parecen “una tumba familiar o una fosa común”, teatros o hipódromos burlescamente paradisíacos, angustiosos juzgados, fábricas, oficinas, colonias penitenciarias, castillos inalcanzables, las inagotables tramas narrativas de Franz Kafka, el abogado de Praga.

Pietro Citati, que alguna vez declaró su antagonismo con esos estudiosos de la literatura que estudian más a los críticos que a los propios escritores, ha practicado con sus autores íntimos, Goethe, Tolstoi, Proust o Kafka, una familiaridad cotidiana, como si su proximidad obedeciera a una necesidad semejante al alimento o el sueño. Muchos años después de escribir su Kafka, y como si fuera uno de sus lectores, se sentía deseoso de continuar su incursión por las páginas kafkianas más hondas. Su inmersión en Kafka puede seguirse como el diario personal de Citati, lector de las profundidades, o, según sugirió Giorgio Manganelli, como una autobiografía que habla de uno mismo hablando de otro. Acata los instrumentos narrativos del autor explorado, sus “principios simplísimos”, como escribe Citati: el narrador desaparece. Y así parece desaparecer el narrador Citati, que, sin embargo, existe imaginando o fabulando las voces, la conciencia, las experiencias de su extraordinario personaje.

Mas información: El país

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS