14 de febrero de 2012

Entrevista con Susana Benet, poeta de lo pequeño



En plena ola de frío siberiano, mientras disfrutaba de una taza de chocolate caliente con mucha canela  se me ocurrió que a todos los que seguimos  este blog nos interesaría conocer con un poco de profundidad a una de las escritoras españolas de haikus más destacadas: Susana Benet. Aprovechando que colabora frecuentemente en este blog y que siempre ha sido generosa con su tiempo me he permitido enviarle unas preguntas a las que ella ha contestado. Sus palabras, sin desperdicio, las reproduzco a continuación

¿Cuándo empezaste a escribir y por qué?
Empecé a escribir siendo muy joven, influida por la lectura. En mi casa había buena literatura:teatro, novela, poesía… No faltaban autores como: Daphne du Maurier, Pearl S. Buck, Blasco Ibáñez, Lope de Vega, García Lorca, Tagore, etc. Esas lecturas debieron estimular mi parte creativa, pues desde una edad temprana comencé a escribir diarios y algunas obritas de teatro para representar con mis amigos y familia. Incluso estrené en el colegio una obra cómica escrita en verso, Barrabás, ¿adónde vas?. Desde entonces nunca he dejado de escribir, sobre todo diarios, incluyendo en ellos poemas que iban surgiendo de mis experiencias.
Recuerdo que hace años, en Escocia, escribí un poema muy breve, que hoy podría considerarse un anticipo del haiku. “Oh cielo de Escocia, / las gotas de tu mar / en mi ventana”. Entonces aún no conocía la estrofa japonesa.
¿Qué fue lo que te llevó a elegir un género como el haiku, que muchas personas desconocen y otras muchas desprecian?
Un día llegó a mis manos un pequeño libro de haikus, editado por Mondadori en 1998, titulado En este lugar, en este momento, gracias al cual descubrí a los autores clásicos. Me gustó tanto aquella poesía sencilla y honda a la vez, que traté de imitarla y de ahí surgieron algunos de mis primeros haikus que publiqué en la página “El rincón del haiku”, donde tuvieron muy buena acogida.
En cuanto a que esta poesía sea considerada por algunos como un género menor, o algo alejado de la poesía, no comparto esa opinión. Para mí es poesía auténtica, como puede serlo un solo verso que me conmueva.
¿Cómo describirías tu trayectoria literaria?
Creo que podría describirse como irregular, pues en una primera época me dediqué a escribir para mí misma, sin que la mayor parte de lo escrito saliera literalmente del armario, ya que en él guardo un montón de diarios íntimos. También relatos, guiones y otras ocurrencias. Todo aquel material, aunque no posea valor literario, me sirvió de entrenamiento y me ayudó a madurar en este sentido.
Actualmente estoy en una fase fructífera, porque he publicado tres libros en los últimos cinco años (Faro del bosque, Lluvia menuda y Huellas de escarabajo), más un libro de artista en el que combino haiku y acuarela (Jardín) y uno en colaboración con otros poetas (La muerte), además de haber sido incluida en varias antologías. Ahora tengo pendiente de publicar un libro de poemas al estilo “occidental”, en el que me aparto de la estrofa del haiku.

¿Cuál ha sido tu principal fuente de inspiración a la hora de cultivar este género? ¿Te has guiado por las normas establecidas o has escrito con total libertad? 
Mi fuente de inspiración ha sido principalmente la naturaleza, aunque, en general, podría decir que “todo” me inspira, porque también recojo experiencias e imágenes de la vida urbana, de los viajes y de los recuerdos. En cuanto a las normas, no me atengo a ellas estrictamente, aunque trato de ajustarme siempre a la pauta métrica 5-7-5. De modo que escribo con “casi” total libertad, sin tener en cuenta ciertos principios del haiku clásico, pues creo que debo expresarme desde mi realidad y buscando mi propia forma de hacerlo.
Como aficionada al género del haiku me he dado cuenta que existen una gran cantidad de restricciones para escribir un poema tradicional. Normalmente mis peores haikus son los que escribo tratando de seguir esas leyes. ¿Qué opinas de los defensores acérrimos de las normas del haiku (el tema es la naturaleza, tiene que aparecer una alusión a una estación, el poeta debe estar ausente, no debe haber metáforas, es mejor que sea nominal, en el último verso debe haber una pausa....etc)?
 Es cierto que existen personas entendidas que no admiten ninguna transgresión de las normas clásicas, pues para ellos atenerse a ellas es parecido a una doctrina. Sin embargo, creo que esa actitud impone demasiadas limitaciones y que, tal vez, el haiku podría enriquecerse si conseguimos renovarlo, sin desvirtuarlo. 
Me gustaría añadir también que muchos autores clásicos han escrito auténticos haikus que no cumplen con esas normas y que logran un alto grado de sugerencia y emoción precisamente cuando se apartan de la ortodoxia. Como en estos ejemplos: “De no estar tú,/ demasiado enorme / sería el bosque” (Issa), “Se va la primavera. / Lloran las aves, y son lágrimas / los ojos de los peces” (Basho), “Quedé abatido / la noche que corté / la peonía” (Buson).
¿Qué consejos le darías a un escritor que quiera escribir haikus?
 Sólo puedo aconsejarle que lea haikus, tanto clásicos como actuales. Pero que, además, trate de ampliar su campo de visión y preste atención a cuanto le rodea, por pequeño e insignificante que parezca, porque estar atento es fundamental para escribir haiku, ya que éste nunca debe ser producto de una elaboración intelectual, sino de lo realmente “vivido”. Cito aquí una recomendación de Basho: “No sigas las huellas de los antiguos, busca lo que ellos buscaron”.
 
¿Cuál es tu autor de haikus favorito?
-Es difícil elegir, pero me quedo con el poeta Buson, pero también admiro a la poetisa Chiyo. Me gusta Buson porque, aparte de poeta, era pintor, lo cual se refleja en la belleza plástica de sus haikus. Pongo un ejemplo: “Al oscurecerse el monte, / arrebata el granate / de las hojas del arce”.
En cuanto a Chiyo, ha sido llamada “la mayor poetisa de haiku del Japón”. Posee una sensibilidad muy sutil, pues alude a la muerte de su hijo de esta forma tan exquisita: “El cazador de libélulas, / ¿hasta qué región / se me habrá ido hoy…?”

Al leer las contestaciones tan sinceras y cuidadas de Susana no puedo evitar sonreír, al ver que saca a colación el verso de Basho "No sigas las huellas de los antiguos, busca lo que ellos buscaron", uno de los poemas  a los que me he aferrado con más fuerza al cultivar el haiku de un modo diferente.

Desde el Rincon de Alejandría quiero agradecer en nombre todos a esta autora el tiempo y el cariño que sé que ha dedicado a responder estas preguntas. Y también la animo a que siga publicando sus composiciones para todos nosotros.

(Susana Benet – 2012)

2 comentarios:

  1. Perfecta la entrevista para conocer a la persona. La poeta ya la conozco.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/14/2012

    ¡¡Que bien!!! Con lo que me gusta la poesia. Parece un genero facil. Voy a leer tus haikus

    ResponderEliminar

ENTRADAS