10 de febrero de 2012

El hijo


Fuente: ABC

Se dice, y es de las pocas certezas de este valle de lágrimas, que no hay dolor más insoportable para un ser humano que la muerte de un hijo. Que además del sufrimiento por la pérdida, te haces preguntas sin respuesta, en qué fallé, por qué a mí, no me di cuenta... Un dolor del que muchas personas no regresan nunca. Un vacío del que muchos no logran escapar.

Michel Rostain era un director de ópera bretón, amante de la música sobre todas las cosas, salvo su hijo y su compañera. Pero ese hijo murió de una manera fulminante a los 21 años de edad. Rostain quería ser escritor, pero cuando el tristísimo suceso acaeció no pudo escribir una sola línea. «Mi hijo murió y en los seis años siguientes dirigí seis óperas y no escribí una sola línea, no me sentía capaz. Pero siempre había querido ser escritor, y cuando me puse no lo hice para curarme, no me lo tomé como una terapia, simplemente lo hice porque me di cuenta de que ya tenía las fuerzas suficientes».

Por fin esas fuerzas llegaron y Michel Rostain escribió un libro desgarrador, «El hijo» (La Esfera de los Libros), un grandísimo éxito de ventas en Francia y medio mundo, que además le valió el prestigioso Premio Goncourt a la mejor primera novela». El planteamiento del libro es osado, atrevido, original. Es el hijo muerto quien habla sobre sus padres, sobre sus océanos de lágrimas, sobre su luto, sobre su desorientación. «Hablar de mí mismo -prosigue Rostain-, de lo que sufrí o dejé de sufrir no le habría interesado a nadie, que sea el hijo quien lo cuenta es lo que le aporta audacia y novedad, lo que creo que lo hace interesante».

Más información: ABC

2 comentarios:

  1. Parece interesante. El desgarro, desde luego, debe de ser brutal.

    (Sobre El último judío, desconozco qué tal se desenvuelve, pero el título me echa un poco para atrás; eso de el último me resulta demasiado manido).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/11/2012

      Completamente de acuerdo contigo en lo de El último judío. Parece demasiado visto.
      Un abrazo

      Eliminar

ENTRADAS