27 de febrero de 2012

Calle Katalin

Una de las escritoras que ha tenido más éxito editorial y comercial en los últimos años ha sido Irène Némirovsky: A pesar de no ser una autora de bestsellers, los cierto es que sus libros se han vendido bien: los temas que aborda son  variados y de gran interés y  y el número de sus novelas relativamente numeroso, lo que siempre es apetecible para la empresa que se encarga de comercializar su obra.
Mucho menos conocida que ella es otra escritora de la época llamada Magda Szabó, considerada por muchos como una de las mejores escritoras de Hungría. Esta ignorancia sobre la autora se debe sin duda a varios factores: sólo contamos con cuatro novelas traducidas al castellano y todas ellas tratan de temas muy actuales con un realismo no exento de dureza.

La obra que hoy me ocupa, Calle Katalin, es la que más difiere de la línea realista de Szabó. En ella se relata de historia de Henriett, Blanka, Irén y Balint, cuya infancia y adolescencia transcurre en casas contiguas de la misma calle. Lo que en un principio prometía ser un conjunto de relaciones y existencias felicices y sin problemas se quiebra con la muerte de uno de los personajes debido a los disparos de un soldado. Los sentimientos de culpa de los protagonistas, los resentimientos entre padres e hijos, las venganzas personales e íntimas se suceden, siempre con el recuerdo y la presencia del amor de fondo que se forjó en un pasado mejor.

La autora no aborda la narración de los hechos de un modo lineal ni desde un punto de vista único. La narración se enmarca en un prólogo excelente, de una sola página, que reproduje en otro post, y un epílogo, se supone una auténtica revelación sobre los sentimientos últimos de los personajes. Entre prólogo y epílogo la autora se enfrenta a los acontecimientos rodando sin problema entre las perspectivas del mundo de los muertos, el de los vivos y el de la omnisciencia, lo que en algunos momentos confiere a Calle Katalin un tono irreal muy apropiado para una sucesión de recuerdos nostálgicos de una época feliz.

La obra es un  regalo para el lector, como también lo son sus otras obras, La balada de Iza y La puerta.

Entradas relacionadas: La balada de Iza, La puerta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS