14 de diciembre de 2011

Crisis económica y Reyes Magos



Estamos en crisis es probablemente una de las frases más repetidas durante los últimos tres años y una de las consecuencias más duras que ha tenido han sido las situaciones económicas que han tenido que soportar muchas familias que creían gozar de cierto desahogo.
Siguiendo con las frases, es cierto que los ricos también lloran y los Reyes Magos van a ser una de las instituciones que se vean más afectadas por los recortes monetarios de todos los estados y clases sociales. Se acabaron las Wii para todos, el último modelo de PSP para el niño, la versión más reciente de iPhone para su hermana y la bici de diseño para la madre. Es hora de ser realistas y hacer regalos ajustados al bolsillo, lo que no quiere decir que los Magos deban dejar de traer sus detalles a grandes y pequeños.
Uno de los mejores regalos para cualquier ser humano, desde el año hasta su vejez es el libro. Regalar un libro bien elegido supone regalar un viaje a la imaginación y la posibilidad de volver a pasar buenos ratos cuando se relee. Supone un cariño y un conocimiento del destinatario, ya que no cualquier libro sirve para cualquier lector. Cuando pedimos el libro perfecto para una persona demostramos que hemos pensado en ella y que la queremos. No es un mero acto consumista. Hemos dedicado un rato a pensar en sus gustos, hemos realizado complicadas averiguaciones para comprobar que no tiene el libro en su casa y que tampoco lo ha leído. Regalar un buen libro es, en definitiva, una muestra de cariño.

Los libros pueden parecer caros en relación con su tamaño y su aspecto. Sin embargo, un libro bien editado puede costar lo mismo que una bufanda: hoy he podido ver bufandas que oscilan entre los diez y los treinta euros y libros medios que se mueven entre los mismos precios.
 A la hora de elegir libros hay que considerar una serie de factores:
1. Existen muchas opciones que nos permiten elegir el ejemplar más adecuado a nuestro bolsillo. Existen libros publicados en varias editoriales y dentro de una misma editorial en distintas colecciones que presentan precios diversos. Un libro en una colección de bolsillo puede ahorrar a sus Majestades al menos unos diez euros, y además aumentar el espacio para nuevos ejemplares en las estanterías.
Debolsillo, Booket, Punto de Lectura, Compactos o Quinteto son algunas de las colecciones de bolsillo que ofrecen libros de éxito ya editados a un precio más razonable.
2. Además de la variedad editorial y de colecciones hay que tener en cuenta otros factores que pueden ayudar a ahorrar algunos euros: la existencia de páginas de en la red en las que se venden libros a un mejor precio y de cadenas de librerías en las que por tener tarjeta de cliente se ofrece un descuento o la posibilidad de acumular puntos para descuentos -es el caso de Librerías Troa-.
3. En el caso de ediciones de libros raros o descatalogados es aconsejable visitar varias páginas en las que se realizan subastas de libros usados. En ellas hay que prestar especial atención a los comentarios sobre el estado del libro. La casa del libro ofrece la posibilidad de comprar on line libros de segunda mano indicando su estado. Iberlibro es una buena opción para comprar libros descatalogados o de segunda mano y Uniliber Mercalibro  son lugares de internet buenos para hacerse con libros de segunda mano.
3. Invertir en valores seguros es un consejo para novatos en bolsa y también en bibliotecas. Los clásicos nunca pasan y, aunque a algunos les pueda parecer increíble hay para todos los gustos: novela romántica - con autores como Jane Austen o las hermanas Brönte-, historias góticas -nada mejor que Edgar Allan Poe o historias como Frankenstein o Drácula-, historias de ciencia ficción -Un mundo feliz-, narraciones fantásticas -Tolkien tiene plena vigencia, así como su amigo Lewis o el alemán Michael Ende-, ficciones cómicas como las que ofrece Gerald Durrell o Evelyn Waugh con sus Seres queridos, tramas bélicas - consideran desde Homero con su Iliada hasta  Las aventuras de Wesley Jackson o La comedia humana de Saroyan-, sin olvidar las tramas policiacas -Wilkie Collins, Friedrich Dürrenmatt con El juez y su verdugo, La sospecha y La promesa, o la inolvidable Agatha Christie. Historias para reflexionar como la de El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde, La metamorfosis de Kafka o la Montaña mágica de Thomas Mann para los más valientes; diarios como Radiaciones de Jünger o biografías de la calidad de la de Ian Kernshaw sobre Hitler son una muestra de que entre los clásicos hay libros para todos los gustos.
3. Considerar la edad del destinatario es fundamental. Como es evidente no serán iguales los libros destinados a niños, jóvenes, adultos o personas ancianas .Como dice el reputado bibliotecario Shiyali Ramamrita Ranganathan, cada libro tiene un lector y cada lector un libro. Además de los gustos particulares de cada lector y sus aficiones, la edad es importante: los tamaños de letras, la complejidad de las tramas, los materiales usados son algunos de los aspectos del libro que pueden variar en función de los años del lector.

4. En el caso de tener poco espacio en casa y haber pedido un e-reader, sus Majestades de Oriente van a tener trabajo. Lo primero que debemos considerar al incluir el e-reader es para qué lo queremos realmente. Si únicamente lo pedimos para llevar y leer libros de forma más cómoda, tendremos que optar por un e-reader lo más sencillo posible, que deberá cumplir una serie de requisitos mínimos: admitir un número suficientemente amplio de formatos; -epub, pdf, html, txt, doc, jpge, gif- son algunos de los más elementales.
Por otro lado merece la pena invertir en e-readers con tecnología de tinta electrónica. Ésta evita que la pantalla sea brillante y fatigue la vista. Un e-reader con tinta electrónica no se puede ver en la oscuridad. Necesita, como los libros de papel, luz. A cambio, nos evitará numerosos problemas de visión. También hay que considerar la importancia del tamaño. Se acusa la diferencia entre un e-reader de 5 pulgadas y uno de seis o de siete pulgadas. Al tener un mayor tamaño, cabe más texto en la pantalla y resulta más cómoda la lectura.
Hay un fenómeno del que debemos advertir a sus Majestades. En los últimos tiempos muchas cadenas de librerías y de venta on-line han sacado al mercado sus propios e-readers. Independientemente de su calidad, hay que tener en cuenta que el hecho de comprar uno de esos e-readers seremos clientes de por vida de dicha cadena para adquirir libros. Si ésta es extranjera puede ser que nos encontremos con un lector excelente que no tiene libros en español para leer -o muy escasos, lo que en el caso de lectores compulsivos puede ser un problema-.

Por otro lado, podemos querer un aparato que dé más prestaciones: que nos permita conectarnos a Internet, acceder a nuestro correo electrónico, redes sociales...etc. En tal caso, ya no estamos pidiendo un e-reader sino un tablet, una opción más compleja y desde luego más cara si es de calidad. No nos encontramos ya ante un mero lector, sino ante lo que se puede llamar un tipo de ordenador.
Es tarea de cada uno pensar qué es lo que realmente necesita y el no llenarse de gadgets que luego no va a utilizar.
En cualquier caso, la Navidad se acerca, y con ella el deseo de pedir unos regalos para todos los seres cercanos que les demuestren nuestro afecto. No será a fuerza de talonario como demostraremos nuestro cariño por ellos, sino pensando realmente en sus gustos y aficiones. Existen libros sobre todos ellos y por ello el libro es sin duda, el regalo más agradecido.

1 comentario:

  1. Me encantó el arbolito. Muy buen artículo. Muchas gracias . Tienes un blog espectacular

    ResponderEliminar

ENTRADAS