1 de octubre de 2011

Tempus fugit









Encima de un enorme iceberg a la deriva por el Atlántico Norte, un señor de Cuenca, funcionario de correos, y un pingüino discutían por el precio de un sello. El debate era agrio, visceral, a cara de perro, y quizás hubiera durado días, meses, años.

Pero el iceberg no.

Eloy Mon








No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS