20 de mayo de 2011

S.O.S. Libros antiguos en la basura

Tomado de El Mundo 

El profesor Juan Antonio Régil con el libro de Santo Tomás de Aquino rescatado. | J. C. | Efe

Ignoran quién lo tiró y si lo hizo por desconocimiento, negligencia o antipatía, pero hace pocos días apareció en una planta de reciclaje de León, entre montañas de papeles y cartones arrojados a la basura, una edición de la 'Suma Teológica' de Santo Tomás de Aquino fechada en 1581.
El tomo, que contiene la segunda sección de la segunda parte del célebre texto del siglo XIII, fue rescatado gracias a la labor que se lleva a cabo en el proyecto "Uso Racional de los Residuos Arrojados a los Contenedores Azules" (URRACA), que desde hace dieciséis años trata de dar una segunda oportunidad a los libros, revistas, fotografías, cromos y sellos que la gente abandona en los cubos de basura.

Juan Antonio Régil, profesor de la Universidad de León y miembro fundador de esta iniciativa, ha asegurado que esta es la obra de más antigüedad y valor que han recuperado, pero ha lamentado que junto a ella se encontraron cerca de cuarenta volúmenes que no "sobrevivieron" al proceso de prensado del camión de reciclaje. Régil cree probable que entre esos "libros perdidos" estuviera el resto de la edición completa y ha considerado "una pena" que solo se hayan salvado ese, un ejemplar de la 'Teología Tomística' del estudioso francés Jéan Baptiste Gonet publicado en 1754 y otro volumen de la 'Suma Teológica' editado en 1790.
En su opinión, al tratarse de un original de finales del siglo XVI, este libro alcanzaría en el mercado una cotización de "tres ceros como mínimo", si bien aclara que su intención nunca ha sido hacer negocio, por lo que espera donarlo a alguna biblioteca o institución que le dé "el tratamiento que se merece".
Por ahora es él mismo quien se ocupa de dárselo y ya lo ha limpiado y desinfectado, además de haberse preocupado diariamente de airear sus páginas centenarias.

Desde que el proyecto URRACA comenzó su andadura, han salvado de ser quemadas o "picadas" más de 80 toneladas de publicaciones, aproximadamente 30.000 volúmenes, señala Régil.
Es tal la cantidad de material que se ha recuperado que resulta difícil almacenarlo sin el apoyo de las administraciones -prosigue-, por lo que las obras acaban siendo cedidas en su mayoría a ayuntamientos, asociaciones y otras instituciones.
Régil, que tiene entre sus objetivos la creación de una "biblioteca de la basura", lamenta que el Estado no se ocupe de crear un centro de ese tipo, que permitiría aliviar el "agujero negro cultural" que supone la desaparición diaria de miles de textos en las plantas de reciclaje.
Para el catedrático de Filología Moderna de la Universidad de León y colaborador en el proyecto URRACA, Hermenegildo López, es "una lástima" que desaparezcan algunas grandes bibliotecas familiares y que incluso se haya dado el caso de ayuntamientos que vendieron "a peso" la "identidad cultural" que guardaban en sus archivos.
López recuerda que durante la construcción del pantano de Riaño se encontraron "en el rastro" algunos documentos históricos pertenecientes a los municipios inundados.
A juicio de López, lo que no puede ser es que "eternamente" se estén creando y destruyendo libros, punto en el que Régil tercia y añade: "Pero lo que unos tiran, otros lo desean".
El proyecto URRACA es una asociación sin ánimo de lucro con la que colaboran el Ayuntamiento de León, la Universidad de León, la empresa Desperdicios del Papel del Norte (Despanorsa), publicaciones locales y el Círculo de Bellas Artes.

Por Javier de Miguel/Efe

5 comentarios:

  1. Qué fuerte!!!!!
    Ahora, los de El Mundo necesitan a alguien que los asesore en Historia del libro!!!! Jajajaja!!!
    Un libro editado después del 1 de enero de 1501 NO ES INCUNABLE!!!!
    No obstante, no cabe duda de que es una buena noticia!!!
    ¿Quién habrá sido el "pirado" que los tiró a la basura???????

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo que reconocer mi absoluta ingenuidad en estas cosas. Daba por hecho que esto no podía pasar, así que me ha venido muy bien este artículo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Me parece que la que ha metido la pata he sido yo, que no contaba con la perspicacia de los seguidores. Incunable en lugar de libro antiguo me resultaba más apropiado para un título por su brevedad. Pero voy a optar por la precisión... Gracias

    ResponderEliminar
  4. Acabo de llegar de dar una vuelta por la Feria de Viejo en Madrid y me encuentro con este artículo ¡No doy crédito! con lo que le habrían pagado a su dueño los libreros por ese ejemplar. La ignorancia, que tiene estas cosas...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2/19/2013

    Viva Toño!!!

    ResponderEliminar

ENTRADAS