16 de abril de 2011

HAIKU


 
 
También los charcos,
por las calles de abril,
han florecido.

Susana Benet
Entradas relacionadas: Susana Benet, Haiku

6 comentarios:

  1. ¡¡¡Qué sorpresa tan agradable ver florecer de nuevo tus haikus en el rincón!!!
    Tengo una duda respecto a tu haiku. en el segundo verso hablas de las calles de abril. Tú sabes mejor que yo lo estrictos que pueden ser algunos poetas que se dedican a escribir haikus. Según algunos no es posible incluir imágenes, metáforas ni elementos subjetivos en este tipo de composición. ¿Qué opinión tienes tú sobre las reglas de haiku? ¿Hasta que punto deben respetarse, sobre todo si consideramos que lo cultivamos en un idioma distinto del original y por tanto, con medios lingüísticos muy diferentes para lograr ritmo, musicalidad y poesía?

    ResponderEliminar
  2. Hola Marian. Me alegra que me hagas esas preguntas, porque así puedo dar mi visión particular del tema. No creo que los japoneses clásicos fuesen tan estrictos, pues he encontrado haikus con metáforas y alusión a sentimientos.
    Bashoo escribe:
    Se va la primavera.
    Lloran las aves, y son lágrimas
    los ojos de los peces.
    Es sólo un ejemplo. Pero aparte está nuestra condición de occidentales y creo que podemos combinar perfectamente los principios del haiku ortodoxo con nuestra forma de ver el mundo.
    Espero haber aclarado en pocas palabras mi forma de hacer haiku, que considero un poema que debe despertar alguna emoción.
    Saludos a todos,

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/18/2011

    Muchas gracias, Susana. Mi punto de vista sobre el haiku es el de una observación sensible de la naturaleza, con una imperceptible intermediación del autor para resaltar algún aspecto que ha tenido la suerte de observar de un modo nítido y nuevo.
    Marian

    ResponderEliminar
  4. Lo siento, me resulta difícil entender el interés del haiku. Me parece un juego trivial, y a mis alumnos también. Ojalá alguien me pudiera enseñar a apreciarlo.

    ResponderEliminar
  5. Eso es lo que me dice a mí también mucha gente.
    Creo que uno de los problemas es que todos podemos escribir un haiku, pero escribir un buen haiku es muy difícil. Tiene que captar un elemento esencial de la naturaleza bajo un aspecto nuevo descubierto por el autor. O al menos eso es lo que yo creo. Pero seguro que Susana lo puede explicar mejor.

    ResponderEliminar
  6. No sé... no sé si en este espacio podemos dar razones para apreciar el haiku. En realidad, el haiku es un pellizquito de naturaleza que en un momento dado nos ha causado asombro. Lo ilustro con este de Buson:

    Blanco rocío.
    Cada púa en la zarza
    tiene una gota.

    Nuestro ojo es como el objetivo de una cámara que nos aproxima a lo más pequeño y hace que cobre relevancia. Como comenta el poeta Antonio Cabrera en el prólogo de "Tertulia de haiku", quien escribe haiku está "atento" a cuanto le rodea. No busca sólo lo bello, sino lo que le ofrece la naturaleza, sin artificios.
    En todo caso, los niños son capaces de mirar el mundo con una espontaneidad que les hace escribir cosas como esta:
    "Mira hacia abajo,
    descubre un nuevo mundo:
    las cosas pequeñas."
    (alumno de 5º Primaria)
    En fin, creo que este espacio es para comentarios breves y creo que me alargado como cincuenta haikus... Besos.

    ResponderEliminar

ENTRADAS