24 de noviembre de 2010

Fomentando la lectura

Cualquier padre, madre, tío, tía, profesor o bibliotecario que se precie, aspira a suscitar el placer por la lectura en los que le rodean. Parece que no es posible imponer el gusto y la afición por los libros por medio de la imposición; ¿o quizá sí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS