27 de octubre de 2010

Naranjas de la China...



 Para Francisca, natural de  Mongolia
Naranjas de la China, tortura china, cuentos chinos...; a lo que parece una lista interminable de realidades calificadas como propias de este gran país asiático hay que añadir un nuevo elemento: inventos chinos.
Casi todos vosotros ya sabréis que la pasta no es un invento italiano, sino chino; el hecho de que la pólvora la inventaran estos hombres de ojos rasgados es de sobra conocido. 
Menos compartido por el común de los mortales es que el papel lo elaboraran por primera vez los chinos. Mientras en los pueblos mesopotámicos se escribía sobre tablas de arcilla realizando incisiones cuneiformes o en Egipto sobre el papiro y más tarde en Grecia sobre pergamino, los chinos ya fabricaban papel a partir de los residuos de seda, paja o algodón en el siglo II d. d. C. Su invención se atribuye a Cai Lun, uno de los consejeros del emperador chino, He de Han. 
Más tarde, los árabes, en una de sus incursiones hicieron prisioneros a algunos chinos y consiguieron hacerse con el secreto de la fabricación del papel seis siglos después. Los árabes por su parte difundieron este invento, que llegó a la península ibérica en el siglo X.
Por si fuera poco, los chinos también fueron los primeros en emplear la técnica de la xilografía, consistente en rebajar en una plancha de madera la parte que se deseaba que quedase en blanco en la hoja de papel. Una vez hecho el grabado, se entintaba la parte sobresaliente y se aplicaba sobre papel con la ayuda de una prensa plana. La xilografía fue usada por los chinos ya en el siglo V. d. C, mientras que en Europa no se empleó hasta el siglo X.
También se atribuye a los chinos la utilización de la primera imprenta con tipos móviles. Se cree que fue hacia el año 930 d. d. C. cuando se empleó por primera vez, si bien oficialmente se dice que fue en el año 1045 cuando Bi-Sheng creó los primeros tipos móviles de arcilla que luego colocaba en un marco de metal para componer frases. En el año 1400 la imprenta en China estaba bastante perfeccionada. En Europa hubo que esperar al año 1456 para que Johann Gensfleish Gutemberg usara por primera vez la imprenta de tipos móviles de plomo.
Es mucho lo que debemos a los pueblos orientales: no sólo los rollitos primavera o el pato laqueado, que hace las delicias de la que escribe, sino aspectos mucho más trascendentales para el desarrollo cultural de la humanidad. Esperemos ir descubriendo y conociendo cada día más todos los pueblos que todavía permanecen en la oscuridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS