17 de septiembre de 2010

El último paciente del Dr. Wilson



Por gentileza de librerías Troa
La jueza del Juzgado de lo Penal, Lola MacHor tiene un problema. Se acercan ya a los cincuenta y descubre con terror que está embarazada. Pero este va a ser el menor de sus problemas.
Durante su asistencia a un congreso en Barcelona, un desconocido le envía un paquete con una narración siniestra. El narrador y protagonista, un tal Rodrigo, una vez retirado de su vida como broker profesional decide ponerse al servicio de la ciencia de un modo extraño: concierta una entrevista con un afamado psiquiatra con consulta en Nueva York y se ofrece como conejo de indias para comprobar si es posible matar fríamente sin que la razón se resienta. Para ello fija un número de asesinatos con el Dr. Wilson que cometerá en plazos bimestrales, reuniéndose después de cada uno con el psiquiatra para que éste observe su evolución.

Reyes Calderón mejora su calidad narrativa en esta novela que se deja leer en una tarde o mejor en una noche y se acerca a los modos de la novela negra escandinava. En su historia alternan dos puntos de vista: el de la jueza Lola, que nos acerca su conciencia y sus miedos de mujer, madre y ser humano ante realidades cotidianas como la maternidad tardía, las decisiones de sus hijos y otras quizá algo más alejadas de nuestro quehacer diario, como la maldad absoluta. Y es aquí donde entra la segunda perspectiva de la historia, la de Rodrigo, un ser frío, sin vínculos familiares ni sociales, que sólo tiene en su mente entrar en la historia de la humanidad como el hombre que llevó a cabo seis asesinatos a sangre fría, sin motivo alguno y sin que ello tenga consecuencia alguna sobre su conciencia ni su razón.
Si la calidad de la obra como novela policiaca es indudable, todavía podemos detectar algunos puntos débiles en la narración de los cuáles sólo revelaré uno: un exceso de divagación filosófica al comienzo de la obra que engaña sobre lo que será el ritmo posterior de la obra y que probablemente la escritora podría haber introducido de un modo más sutil al hilo de los acontecimientos, sin una formulación tan directa y como consecuencia directa de los mismos.
Muy interesante para todos los aficionados a este género narrativo y para los seguidores de esta escritora vallisoletana de residencia en Navarra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS