4 de octubre de 2009

Viaje al pasado

Si nos detenemos a considerar los temas que se abordan en la literatura puede sorprendernos la exigüidad de los mismos.
Los argumentos se multiplican, pero los núcleos temáticos permanecen: las grandes pasiones humanas (la ambición, el ansia de poder, el amor en todas sus manifestaciones), las inquietudes del ser humano (la inmortalidad, la verdad, la belleza) y sus grandes logros junto con sus pequeñeces e inmundicias.
Uno de los temas más frecuentes en la literatura de todos los tiempos es el del amor. Stefan Zweig lo hace en esta novela que nos presenta editorial Acantilado de una manera original. La acción se inicia en una estación de tren donde dos enamorados se encuentran después de una larga separación. Mientras realizan el trayecto hacia el lugar donde van a pasar la noche, el autor lleva a cabo una retrospección, a través de la cual nos muestra una historia de amor que se remonta muchos años atrás, cuando el protagonista, un pobre e inteligene trabajador es llamado por el director de la empresa para que vaya a vivir a su casa y le ayude como secretario. Desde el principio, la mujer del director tiene pequeños detalles con el joven secretario, quien siente cómo, lo que en un principio era un lugar distante se convierte en su hogar. Un día, el director le llama para anunciarle una nueva misión: debe partir a Mexico para realizar un trabajo delicado durante dos años.
El anuncio de esta separación de la mujer que ha ido dando color a su vida durante el tiempo de su estancia en la casa del dueño de la empresa, hace que el protagonista descubra el amor que siente por ella, cómo no puede soportar la idea de estar lejos de su serena influencia.
Tras descubrir que su amor es correspondido por la mujer del director, que se promete esperarlo, el protagonista parte a su nuevo destino, donde le sorprenderá el estallido de la primera guerra mundial. Esto, junto con la ausencia de noticias de su amada, le llevará a contraer matrimonio con una joven alemana que reside en México.
La novela de Zweig plantea con delicadeza el tema del amor, sus más intrincados recovecos y en especial la incidencia que el transcurso del tiempo y la vida tienen en él. Así la novela se basa principalmente en la técnica retrospectiva, en un viaje al pasado desde el tiempo presente en el que el protagonista se promete una pronta consumación de su amor.

ENTRADAS