26 de agosto de 2009

El don de la lluvia

No pensaba que en tan poco tiempo iba a poder tener algún material para compartir con vosotros. Pero, por suerte o por desgracia, hace una semana cayó un libro en mis manos y, cansada de tantas reglas de catalogación, me sumergí de lleno en una lectura algo compulsiva.
El título del libro, El don de la lluvia es algo opaco y no desvela la riqueza de esta novela, que se integra dentro de la ya muy cultivada literatura multicultural, es decir, la escrita por personas o sobre personas que se han tenido que integrar entre culturas muy distintas, generalmente entre Oriente y Occidente.
Entre los autores que cultivan este grupo de literatura nos encontramos con el controvertido Salman Rushdie y sus Hijos de la media noche, Vikram Seth y su novela El buen partido, Kazuo Ishiguro, Kenzaburo Oé, Amelié Nothomb y tantos otros.
Tan Twan Eng, el autor de la novela que os presento, es un escritor malayo, que dice de sí mismo que ha crecido leyendo novelas de Enyd Blyton y noveluchas de tercera y cuarta fila para pasar el rato. Y fue por eso por lo que cogí el libro, he de confesarlo. Para pasar el rato.
Y cual fue mi sorpresa cuando en lugar de encontrame ante una novela comercial al uso, con los recursos típicos de este género, comencé a leer una historia fascinante y compleja: la vida de Philippe Hutton y su relación con el japonés Endo-San
Philippe es el pequeño de cuatro hermanos y el hijo del segundo matrimonio de su padre, un británico, con una china. Poco tiempo después del parto de Philippe su madre muere. Y así, el protagonista se encuentra en un mundo muy complejo: en su familia es el único hijo de un segundo matrimonio frente a sus tres hermanos de fuerte carácter, nacidos de madre británica. En la vida social que desarrolla su familia, una de las más adineradas de la isla en la que viven, Philippe no consigue encajar con los ingleses que se cruzan en su camino.
Pero en el colegio la vida tampoco es fácil: sus compañeros de clase, chinos en su mayoría y también malayos ven con desprecio a este joven que no se ajusta a ninguno de los grupos establecidos.
Para librarse de su soledad, Philippe decide que el mejor camino es aceptarla como compañera y así, pasa los primeros años de su adolescencia leyendo, caminando por la playa de su casa o visitando la isla de la que son propietarios y que se encuentra en cerca de la costa.

La rutina que Philippe se ha impuesto no dura mucho. El gran cambio, el motivo que cambiará toda la existencia del protagonista y su familia se produce cuando el padre de éste decide alquilar la isla a la que solía ir Philippe a un japonés, llamado Endo-San.Philippe siente que su vida se desmorona, pues eran muchos los días y noches que pasaba en ella dando rienda suelta a sus sueños de adolescente.
Una noche, mientras toda su familia está en Inglaterra de vacaciones, llaman a la puerta de la casa. Philippe, que ese año no ha ido con sus hermanos se encuentra con Endo-San. Éste le pide un bote para poder acceder a la isla y le invita a ir con él. Una vez en la isla, Endo-San invita a Philippe a entrar en su casa, adornada al estilo japonés y le propone al joven que acepte ser su alumno en el arte del aikido, un tipo de arte marcial radicalmente ligado a la vision budista del mundo. Philippe, sólo en el mundo, acepta que Endo-San sea su sensei, su maestro y comienza a visitar todos los días la isla para recibir las instrucciones del arte del aikido.

La relación entre los dos personajes se prolonga en el tiempo: hacen excursiones, visitan lugares de la isla, y poco a poco va surgiendo entre ellos una profunda amistad. Sin embargo son tiempos difíciles. Los japoneses invaden China y las familias de origen chino que tienen relación con los Hutton ven con malos ojos la amistad de Philippe con Endo-San. Los japoneses por su parte tampoco ven bien a Philippe por su origen chino.
Poco tiempo después, Philippe descubre una terrible verdad: Endo-San es el enviado por los japoneses para conseguir invadir la isla. Con 18 años tendrá que tomar decisiones que marcarán su existencia y la de sus seres más cercanos de por vida: ¿se aliará con los japoneses con los que gracias a su sensei tiene una gran amistad y velará por el futuro de su familia? ¿o quizá colaborará con los chinos y sus comandos para destrozar a los japoneses, volviéndose en contra del profundo lazo y promesa que mantiene con su maestro? Tal vez la mejor solución sea permanecer con los ingleses, pero cuando éstos abandonan la isla ninguna alternativa parece ser la correcta. Por otro lado, ¿debe seguir siendo amigo de Endo-San? ¿Le debe alguna lealtad a una persona que está actuando en contra de los intereses de su patria y de su familia o debe seguir fiel a lo que le dicta el corazón y agradecer la amistad y la sabiduría que su sensei siempre le ha ofrecido?

Un libro muy interesante, escrito desde una perspectiva totalmente budista y oriental, con un profundo análisis de los personajes que no impide una buena dosis de acción unida a bellas y líricas descripciones de la naturaleza. Todo ello, unido a su elaborada forma literaria, hacen de este libro una novela digna de ser comprada.

3 de agosto de 2009

AVISO PARA LOS VISITANTES


Se acabó lo bueno. El tiempo libre, las lecturas hasta altas horas de la madrugada, el ir andando hasta el trabajo.
Voy a preparar oposiciones. Sí, como podéis constatar si volvéis a leer la frase anterior, voy a dedicarme a estudiar como una loca durante los próximos meses de mi vida. Y por desgracia, no voy a poder dedicar al Rincón el tiempo que se merece. O mejor dicho, no voy a poder ofreceros entradas del nivel que os merecéis.
Sin embargo, en cuanto consiga mi plaza, reanudaré mi actividad. Entre tanto os animo a no daros de baja del blog. No os supone ningún esfuerzo y así este continuará con vida en la web. Espero con ilusión poder escribir para vosotros dentro poco tiempo.

Un abrazo para cada uno de vosotros.

Marian

ENTRADAS