12 de julio de 2009

La comedia humana

Primer objetivo de lectura de este verano, cumplido. Quería leer esta novela breve de W. Saroyan y la verdad es que no me ha costado mucho esfuerzo dada su brevedad y la ligereza y naturalidad con que el autor relata esta historia.
En medio de la Segunda Guerra Mundial, en un pueblo de Estados Unidos llamado Ithaca, un joven de 14 años llamado Homer, necesita un trabajo. Su padre ha muerto y su hermano mayor ha sido llamado a filas. Muy pronto consigue trabajo para entregar los telegramas que durante esos días aciagos llegan al pueblo, algunos con buenas noticias y muchos anunciando la muerte de jóvenes de familias del pueblo que han sido heridos o han muerto en batalla.
Homer es un chico alegre y despreocupado que va madurando conforme va llevando a cabo su tarea y va teniendo contacto con los destinatarios de los telegramas. Despierto y sensible, no es ajeno al sufrimiento de quienes le rodean y poco su conciencia de la realidad se transforma para transformarse de niño en hombre.
Este proceso se lleva a cabo ante los ojos de Ulysses, su hermano de 4 años, que con su visión inocente de la vida y su descubrimiento de la realidad, llena de ternura lo que podría haber sido un relato amargo.

No estamos ante una obra maestra, de primera fila de la literatura universal, innovadora de las corrientes literarias del momento. Nos encontramos ante una novela a la que podemos aplicar un adjetivo que ella misma contiene: humana. Los hechos narrados son sencillos y se relatan del mismo modo, con naturalidad y sin complicación.
El gran mérito de la obra reside, en mi opinión, en la habilidad del autor para la creación de los personajes, para retratar la evolución de Homer y la perdida de su inocencia de niño que sigue conservando su hermano pequeño. Otro mérito es la capacidad de introducir en el relato momentos teñidos de humor, como el que tiene lugar en la clase de historia antigua a propósito de una intervención de Homer sobre la importancia de las narices, y de otros llenos de ternura, como aquellos en los que Ulysses se alegra por haber visto algo de tan radical importancia como es un huevo de gallina.
Para tener en casa.

1 comentario:

  1. Anónimo7/18/2009

    Estoy totalmente de acuerdo en la valoración que haces del libro y confirmo lo que dices, es un libro para tener en casam, ameno y fácil de leer. Contiene buenos sentimientos.

    ResponderEliminar

ENTRADAS