9 de junio de 2009

Un cuento... de siempre

Creo haber visto entre los nuevos seguidores un niño (en la foto de los churricos). También sé que algunos de mis seguidores tenéis hijos. Así que, por una vez, os invito a subiros a la máquina del tiempo y a leer para los más peques este cuento tradicional.


Para todos los niños que siguen este blog, sean mayores o pequeños


Al morir un molinero, dejó por herencia a su hijo tan solo un gato. Pero éste dijo a su amo:
-No te parezca que soy poca cosa. Obedéceme y verás.

Venía la carroza del rey por el camino.
-Entra en el río -ordenó el Gato con Botas a su amo, y gritó:
-¡Socorro. ¡Se ahoga el Marqués de Carabás!
El Rey y su hija mandaron a sus criados que sacaran del río al supuesto Marqués de Carabás, y le proporcionaron un traje seco, muy bello y lujoso.
Lo invitaron a subir a la real carroza, y adelantándose el Gato por el camino, pidió a los segadores que, cuando el rey preguntara de quién eran aquellas tierras contestaran «del Marqués de Carabás».
Igual dijo a los vendimiadores, y el rey quedó maravillado de lo que poseía su amigo el Marqués.

Siempre adelantándose a la carroza, llegó el gato al castillo de un gigante y le dijo:
-He oído que puedes convertirte en cualquier animal. Pero no lo creo.
-¿No? -gritó el gigante-. Pues convéncete.
Y en un momento tomó el aspecto de un terrible león.
-¿A que no eres capaz de convertirte en un ratón?
-¿Cómo que no? Fíjate
Se transformó en ratón y entonces ¡AUM! el Gato se lo comió de un bocado, y seguidamente salió tranquilo a esperar la carroza.
¡Bienvenidos al castillo de mi amo, el Marqués de Carabás! Pasen Su Majestad y la linda princesa a disfrutar del banquete que está preparado.
El hijo del molinero y la princesa se casaron, y fueron muy felices Todo este bienestar lo consiguieron gracias a la astucia del Gato con Botas.


ACTIVIDADES para los niños

1. Todos a pintar: a ver quién dibuja mejor una escena del cuento del gato con botas.
2. ¿Y si hacemos una representación teatral? Con un lapiz de ojos puedes pintarle a tu hijo la punta de la nariz y ponerle unos bigotes estupendos. Después, toda la familia o los amigos pueden representar el cuento. ¿Quién hará de princesa? ¿Mamá o Carmen? ¿Quién será el ogro terrible, quizá Dani?
3. Una moraleja: hay que ser astutos, pero no todo vale para conseguir lo que queremos. Hablad con vuestros hijos
4. ¿Y si hacemos una tarta para celebrar la boda del príncipe y la princesa? O a lo mejor prefieren hacer con vosotros una pizza y ver una peli de dibujos animados


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS