13 de febrero de 2009

De modestia

Para Rosario, mi silenciosa compañera de trabajo.

Camino de imperfección

Joven,
yo era un vanidoso inaguantable.
"Esto va mal", me dijo un día el espejo.
"Tienes que corregirte".
Al cabo de unas semanas era menos vanidoso.
Unos meses después ya no era vanidoso.
Al año siguiente era un hombre modesto.
Muy modesto.
Modestísimo.
Uno de los hombres más modestos que he conocido.
Más modesto que cualquiera de ustedes.
O sea
un vanidoso inaguantable
viejo.


Miguel d´Ors




No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS