29 de enero de 2009

Va por vosotros





Hoy al entrar en el blog he visto el número de entradas realizadas y me he quedado asombrada: ¡2100! Es cierto que unas cuantas visitas son mías, pues cada día entro al blog para hacer algún retoque. Otras serán de personas que llegan por casualidad buscando otras cosas, pero, milagros del logaritmo de google, aparece este rincón. Pero la mayoría son de vosotros, seguidores y aficionados a la literatura que día a día me dáis fe para continuar con mi labor de blogger.

Os tengo que decir que me aspiro a realizar entradas de más calidad, pero la vida me ofrece tantas actividades y experiencias, que no consigo alcanzar el nivel que tengo propuesto. Espero, sin embargo, tener tiempo suficiente por delante para llegar a él.

Hoy os quiero dedicar a todos un fragmento de un poema de Pedro Salinas. No quiero que lo interpretéis en sentido amoroso, que es con el que el poeta lo escribió, sino desde la perspectiva de la amistad y conocimiento mutuo que a través de estas entradas hemos ido trabando.

Va por vosotros

¡Que alegría, vivir
sintiéndose vivido!

Rendirse
A la gran certidumbre, oscuramente,
De que otro ser, fuera de mí, muy lejos,
Me está viviendo.
Que cuando los espejos, los espías
-azogues, almas cortas-, aseguran
que estoy aquí, yo inmóvil,
con los ojos cerrados y los labios,
negándome al amor
de la luz, de la flor y de los hombres,
la verdad transvisible es que camino
sin mis pasos, con otros,
allá lejos, y allí
estoy buscando flores, luces, hablo.
Que hay otro ser por el que miro el mundo
Porque me está queriendo con sus ojos.
Que hay otra voz con la que digo cosas
No sospechadas por mi gran silencio;
Y es que también me quiere con su voz.
La vida -¡Que transporte ya!-, ignorancia
De lo que son mis actos, que ella hace,
En que ella vive, doble, suya y mía.
Y cuando ella me hable
De un cielo oscuro, de un paisaje blanco,
Recordaré
Estrellas que no vi, que ella miraba,
Y nieve que nevaba allá en su cielo.
Con la extraña delicia de acordarse
De haber tocado lo que no toqué
Sino con esas manos que no alcanzo
A coger con las mías, tan distantes.
Y todo enajenado podrá el cuerpo
Descansar, quieto, muerto ya. Morirse
En la alta confianza
De que este vivir mío no era sólo
Mi vivir: era el nuestro. Y que me vive
Otro ser por detrás de la no muerte

Pedro Salinas

3 comentarios:

  1. Anónimo2/01/2009

    Sí, es genial Pedro Salinas, mi poeta preferido.
    A ver si escribes algo sobre Zubiri, que también me interesa.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/05/2009

    Y una vez más aquí me tienes, porque aunque no lo creas te extraño. Estoy de vacaciones en casa, sin internet, por lo tanto me llego al cyber y la única manera que encuentro de hacerme presente es ésta.
    Tienes algún correo, para escribirte?

    Enorgullécete de tí, lo vales, nada es fortuito, te lo tienes merecido.

    Te quierooo, besosssssss

    Mirta Gili

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/05/2009

    Gracias Mirta
    Puedes escribime a marlluch@yahoo.es

    ResponderEliminar

ENTRADAS