8 de enero de 2009

Lo que hace la perpectiva

Leyendo bibliografía sobre el haiku, tuve la suerte de encontrar en un libro titulado El haiku japonés de F. P. Izquierdo, una anécdota sobre uno de los más conocidos escritores clásicos de este género: Matsuo Bashö.
Me pareció en su momento muy interesante y no me resisto a incluirla en este blog. Es una perfecta muestra de cómo un cambio en el punto de vista puede modificar la calidad de una obra.

"Cierto día, Basho y Kikaku iban paseando por el campo y se quedaron mirando las libélulas que revoloteaban por el aire. En ese momento, el discípulo compuso este haiku:


¡Libélulas rojas!
Quítales las alas
y serán vainas de pimienta



El Maestro respondió: "No. De este modo has matado a las libélulas. Di más bien:



¡Vainas de pimienta!
Áñadeles alas
y serán libélulas!"

1 comentario:

  1. Sabia lección. Aunque al ponerle alas a las vainas de pimienta no haríamos otra cosa que encubrir el peligro de algo que nos puede resultar picante. Con todo, es mucho más sugerente la segunda imagen, además de hermosa y trascendente: ¿por qué destruir lo bello para embellecer algo que no lo es?.

    ResponderEliminar

ENTRADAS