3 de diciembre de 2008

Charles Dickens

Pensando sobre qué autor podía ser interesante trazar un breve esbozo en esta época del año tan entrañable, se me vino rápidamente a la mente el nombre de Charles Dickens, escritor conocido por todos y leído por muchos. El hecho de que escribiera El cuento de Navidad así como el tipo de historias y argumentos que aborda en sus obras me confirmó en mi idea inicial.

Charles Dickens nació el 7 de febrero de 1812 en el distrito de Landport, de la ciudad de Portsmouh, en Inglaterra. Su padre fue John Dickens, un oficinista de la Armada en el arsenal del puerto de Portsmouth siempre perseguido por las deudas debido a su inclinación al despilfarro y que se casó con Elizabeth Barrow, una mujer de clase media.

Dos años después del nacimiento de Charles, toda la familia se trasladó a Londres, y tres años después a Kent. Durante los primeros nueve años de su vida la educación de Dickens fue bastante descuidada por parte de sus padres y tuvo un carácter básicamente autodidacta. Sólo cuando cumplió los nueve años asistió a escuela. Después realizó un graduado en Oxford, durante el cual desarrolló una gran pasión por la lectura, especialmente por las novelas picarescas.
Después de que su padre ingresara en la cárcel por impago de deudas, Charles Dickens es acogido en una casa de Little Collage Street. A los doce años el escritor comenzó a trabajar en una fábrica de betún para zapatos, durante diez horas diarias para pagar su residencia y ayudar a su familia, que se había trasladado a la cárcel para vivir junto a John Dickens, por su falta de medios económicos. Sólo la muerte de la abuela materna de Dickens consiguió mejorar la situación económica de su familia, a la que legaba una cantidad de 250 libras.
Esta fase de su vida fue fundamental para el escritor, que nunca podría olvidar las penosas circunstancias que rodeaban la vida en las fábricas del momento y la explotación que se realizaba de gentes pobres, incluidos mujeres y niños, todo ello en condiciones infrahumanas.


En 1827 Dickens empezó a trabajar de pasante de abogado, y más tarde como taquígrafo judicial. Un año después empieza a realizar colaboraciones como reportero y más tarde como cronista parlamentario en diferentes periódicos. En 1834 es contratado por el Morning Chronicle como periodista político.
Dos años después contrajo matrimonio con Catherine Thompson, de la que tuvo diez hijos. Después de trabajar para varios periódicos ingleses, viaja junto a Catherine a Estados Unidos en 1842, y continuó publicando una serie de esbozos literarios que había empezado a aparecer ya en 1833.

La publicación por entregas de sus novelas le reportó un gran éxito, gracias al cual pudo comprar Gad´s Hill Palace, una casa de especial significación para el escritor, que durante su infancia había contemplado el edificio con admiración y había soñado con vivir algún día en él. Además de dinero, sus obras le hicieron famoso. Fue nombrado hijo adoptivo de la ciudad de Edimburgo. Debido al éxito y a la exigencia por parte de sus editores de más obras, Dickens sufrió una etapa de crisis, durante la cual rompió con sus editores, realizó una serie de viajes y conoció a escritores como Alejandro Dumas y Julio Verne.
Terminado su viaje y acuciado por necesidades económicas, Charles Dickens retomó su actividad periodística, y extendió su actividad al mundo del teatro, en el que participó como actor.
A partir de 1850 Dickens comenzó a tener problemas. Por una parte se produjo la muerte de su padre, de una hermana y de una de sus hijas. En 1858 se separó de su esposa, aunque continuó viviendo con ella hasta la muerte de ésta. La energía que de ella exigía el ser madre de diez hijos y esposa de un escritor famoso era algo que superaba sus fuerzas, por lo que su hermana Georgina se fue a vivir a su casa para ayudarla. Muy pronto surgieron rumores que los vinculaban sentimentalmente. Todos estos acontecimientos cambiaron su carácter y Dickens se refugió en casa de su amigo Wilkie Collins.
En 1865, sufrió un accidente de tren, del cual sólo se salvó el vagón de primera clase en el que viajaba el autor, que volvía de visitar a la actriz Ellen Ternan, que fue posiblemente la causa de su separación. La dimensión de su relación se reveló con la publicación de un libro por su hija Kate en 1939, en el que afirma que el autor y la actriz tuvieron un hijo juntos, que falleció durante su infancia, aunque sin embargo no existen pruebas del hecho.
Cinco años después del accidente de tren, el 9 de junio de 1870 muere como consecuencia de una apoplejía.

Uno de los elementos que hay que tener en cuenta al acercarse a la obra del escritor es que la mayoría de sus novelas fueron concebidas para ser publicadas por entregas en publicaciones periódicas. A pesar de la dificultad que tal modo de escribir lleva consigo, el escritor consiguió darles un tono coherente. Consecuencia directa de su concepción episódica es el modo en que el autor acaba los capítulos. Al ser cada uno de ellos una narración que iba a ser continuada en la próxima entrega, Dickens terminaba cada episodio mediante acciones que mantuvieran en suspenso la intriga y con ello, la atención del lector.
Además, al transcurrir un tiempo entre la aparición de una entrega y su continuación, Dickens recogía las opiniones de sus lectores, lo que le permitía cambiar la trayectoria de la historia o reafirmarla.
La obra del autor inglés se caracteriza por el uso de personajes idealizados junto a otros que son puras caricaturas hiperbólicas. En su obra tienen también importancia las escenas en las que tienen lugar coincidencias de carácter inverosímil, que comparte con otras obras del momento.
Muy importante es también el elemento autobiográfico presente en su obra. La crítica social, la denuncia de la pobreza de las clases más bajas y su explotación así como de las duras condiciones de vida en las fábricas son datos fundamentales de su obra.

Charles Dickens fue incinerado en la Esquina de los Poetas de la Abadía de Westmister. Su epitafio reza «Él fue un simpatizante del pobre, del miserable, y del oprimido; y con su muerte, el mundo ha perdido a uno de los más grandes escritores ingleses».

Obra

  • Papeles póstumos del Club Pickwick (1836–1837)
  • Oliver Twist (1837–1839)
  • Nicholas Nickleby (1838–1839)
  • Almacén de antigüedades (1840–1841)
  • Barnaby Rudge (1841)
  • Cuento de Navidad (1843)
  • Martin Chuzzlewit (1843–1844)
  • Dombey e hijo (1846–1848)
  • David Copperfield (1849–1850)
  • Casa desolada (1852–1853)
  • Tiempos difíciles (1854)
  • La pequeña Dorrit (1855–1857)
  • Historia de dos ciudades (1859)
  • Grandes esperanzas (1860–1861)
  • Nuestro amigo mutuo (1864–1865)
  • El guardavía (1866)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS