1 de noviembre de 2008

Autores modernos

Es común que al entrar en una librería nos invada una inmensa perplejidad al contemplar la cantidad casi infinita de nuevos autores que publican títulos a mansalva, todos con mucho éxito de ventas.
Nuestro asombro disminuye si restringimos nuestra búsqueda al ámbito de la poesía y nos olvidamos de la novela. En efecto, no son muchos los que se aventuran en este género de público más reducido y por lo mismo con una perspectiva de ganancias económicas mucho menor.
Uno de los autores destacados de la poesía en España es Miguel d´Ors. Nacido en Santiago de Compostela y nieto del conocido humanista y escritor novecentista Eugenio d´Ors estudió en la Universidad de Navarra y en la actualidad imparte clases como profesor de Literatura en la Universidad de Granada.
A Miguel d´Ors le caracteriza la calidez, la fuerza y un sentido del humor desbordante, que le hacen descubrir el valor irónico de los más pequeños detalles, algo fundamental en la poesía.
Poeta fácil de leer compone versos en los que la aparente sencillez esconde un gran trabajo que se plasma en la personalidad propia de cada una de sus composiciones y de sus libros. Sobrio en recursos, le gusta apelar al valor evocativo de las palabras para tocar la fibra más sensible de su lector.


Miguel d´Ors intenta trazar su poética, renegando precisamente de ella: "La sumisión a una poética, sea cual fuere, es irremediablemente una operación melancólica: rechazar quién sabe cuántas otras posibles poéticas no menos aptas para llevarnos a la Belleza o al fracaso. En la casa de la Poesía, como en la del Padre, hay muchas moradas. Por eso las únicas generalidades que hoy me atrevo a sostener en este terreno son cosas como que el poetizar tiene algo que ver con pensar mediante imágenes, manejar las connotaciones de cada adjetivo, cada verbo y cada nombre, adjuntar al sustantivo un calificativo que lo haga como aparecer ante los ojos del lector, desplazar ligeramente el acento hacia aquí o hacia allá, perpetrar aliteraciones, dar tormento a la gramática para obligarla a cantar, urdir el hechizo de los paralelismos, las anáforas y las enumeraciones, apagar el tono o levantarlo cuando es conveniente o entablar un diálogo latente con otros poetas. Cosas que, como se ve, pertenecen más que a la Poética a la artesanía."


El mejor resumen de su biografía, lo realiza el propio poeta en dos poesías que no puedo dejar perdidas en el olvido.

RADIOGRAFÍA

POR gallego esta lluvia
oscura murmurándome en el alma.
Por d´Ors la habilidad para el fracaso.
Por Navarra esta forma
de agarrar las preguntas por los cuernos.
Por lo visto poeta.

Y además, ciudadano de las nieves
sin nombre, tiernamente amargo como
los cortos de Charlot,
eterno partidario de los ciento volando,
católico a pesar de ser católico,
inesperado como los viejos Blanco y Negro,
Salicio juntamente y Nemoroso,
al margen, reaccionario progresista, extranjero
crónico, capricornio. Distinto a este poema.

Miguel d´Ors; Punto y aparte, Granada, La veleta, p. 139



AUTOBIOGRAFÍA (EN LA QUE SALGO DE EXTRA)

¿MI vida -Siete niños
que lloran, se divierten, cruzan, piden,
discuten como una
higuera de estorninos;
una mujer que viene y va cargada
de llamadas y precios
y cuándos; unos jefes que deciden:
agosto, 12:30,
por triplicado; unos
alumnos que se agolpan
en una algarabía
multicolor, y cartas
conferencias, recibos,
programas, lunes, martes...
Y yo -se me olvidaba-,
que también intervengo
en la escena: aquel codo
que asoma en el rincón.


Miguel d´Ors; Punto y aparte, Granada, La veleta, p. 140


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS